Papá en la cocina

Hija, no sabes lo que te espera!

Y créeme, yo tampoco tengo idea de lo que me espera a mi. Es decir, sé que por lo menos por los primeros meses estarás prendida de tu madre para lo que a alimentación se refiere, pero luego poco a poco irás descubriendo un mundo sin fronteras!

Como ya seguramente sabrás, papá es fanático de la comida en todo su espectro. En lo relacionado al negocio de la comida, a la producción de insumos, a la frescura de los mismos, y a la planificación y preparación de platos. Verás, tu papá hasta fue en algún momento profesor en un instituto de Gastronomía (vueltas que da la vida, a que sí?).  Mi sueño y secreto a voces es jubilarmente con un pequeño restaurante que se dedique a la preparación de “comfort food”. Comida que transporte, que alimente tanto el cuerpo como el espíritu, y que haga que realmente sientas que eres una persona querida.

Y la razón por la que digo que no tengo idea de lo que me espera, es que si bien soy fanático de la cocina, y la cocina de nuestra casa es uno de mis espacios favoritos, no tengo la más mínima idea de qué clase de compotas y menjunjes prepararte! Pero eso es sólo cuestión de tiempo, preciosa. Porque te prometo aprenderme todas las recetas y descubrir todos los secretos que haya detrás de la comida para bebés. Y espero con ansias descubrir el increíble mundo que pueda representar prepararte la lonchera!

Yo sé que mamá y la vida van a luchar con nosotros por ser prácticos, veloces y nutritivos… pero vamos, eso no nos ha detenido hasta ahora, no? Hija mía, te prometo desde ya que si bien quiero ofrecerte una vida llena de alegría, de seguridad, de amor y salud, es mi secreto propósito llenar tu vida de sabores, colores y texturas. Porque quiero que compartas eso conmigo.

Y quiero que quede en actas (aunque sean virtuales) que con esto no pretendo alentar un hábito goloso ni glotón, pero sí sibarita y cosmopolita. Porque no puedo esperar a compartir contigo mi vida entera, y creo que va a ser más rico compartirla si lo hacemos a mordiscos.

Te amo, pequeño marshmellow.

Papá.

Tu madre

Buenas noticias enana, tienes una mamá preciosa!

Tengo que confesarte que uno de los momentos del día más ricos es cuando me siento a revisar las fotografías que tengo en el celular (sabe Dios qué clase de celulares se usarán cuando llegues a leer esto!), y la verdad es que tranquilamente podría hacer un resumen de mis días sólo con las fotos. Y es uno de los momentos más ricos porque inevitablemente me arrancan más de una sonrisa.

Y es que verás, uno de mis hábitos es capturar fotográficamente a tu mamá de distintas formas, estando ella despierta, o no, y siendo consciente de la foto… o no.

Por eso esta vez te dejo con algunas fotos de tu mamá, porque sabe Dios cómo irás a conocerla tú, pero quiero que la conozcas un poco como la conozco yo, especialmente durante el embarazo. Casi todas las fotos que verás a continuación son del 2012,  así que en casi todas ellas se encontraba contigo en la panza, en diferentes estadíos! Las únicas que no lo son son las de nuestro matrimonio. Quería que veas un poco lo guapa que estuvo tu mami ese día.

Estoy seguro que te va a encantar tu mami tanto como me encanta a mi.

(Me mató de risa llamarte enana).

Papá.

Bienvenida Valentina!

La imagen que puedes ver como titular del blog, es parte de una conversación que tuve con tu tío Fernando el día que supe que ibas a venir al mundo, cuando eras información “clasificada”. Todavía no sabía si ibas a ser una niña o un niño. Todavía no tenía idea de nada, y creo que aún hoy tengo muy poca idea de todo.

Abrí este blog porque tu mami tiene uno, y porque sé lo feliz que es escribiendo. Lo sé porque nos conocimos por esta vía, (pero esa es una larga historia que amerita un espacio propio, además tu madre y yo tenemos versiones distintas!) y porque la he apoyado con el suyo por ya más de 5 años. Y es una trome! Y cuando supe que ibas a ser una niña, y sentí que la paternidad era una realidad ya con nombre y apellido, quise empezar a hablarte. A contarte desde nuestro punto de vista actual, quiénes son tus papás, sus amigos, su vida. Para que sepas de dónde vienes, y cómo es el mundo hoy.

Quisiera que cuando leas estas líneas te mueras de risa pensando en lo tonto que era (y será) tu padre, y que sepas que fuiste la niña más deseada del universo. Quiero que sepas que hoy día, te ves así:

Valentina Muck: 24 semanas.

Te amo hija, y todavía no te conozco.

Papá.

*Actualización 18/08/2012: Hola hermosa, se me ocurrió dejarte la imagen de la cabecera del blog aquí, para que sepas a qué me refiero, porque seguro cambiaré la imagen de la cabecera con cierta frecuencia. Acabo de darme cuenta de que voy a estar tan enamorado de tus fotos que sin duda lo haré con regularidad.