Paciencia

Hola hermosa.

Hoy llegué a casa algo ofuscado y de mal humor. Saludé a mamá y sobé su pancita tras dejar mi maletín tirado en el sofá. Caminé hacia el dormitorio y con la luz apagada, me tiré un minuto a mirar lo que la televisión encendida proyectaba sobre las paredes de la habitación. Mamá entró al cuarto intuyendo que algo me pasaba y sólo atiné a decirle que todo estaba OK.

Se recostó sobre la cama, de manera que me acerqué a ti, y te saludé. Le di besitos a la panza de mami y esperé una patadita. Sólo algunos ligeros movimientos tuyos esta noche. Creo que estabas dormida. Me cambié rápidamente y salí para la sala, aduciendo que tenía que ver todavía unas cosas en la computadora, cosa que era cierta. Aproveché para ir a la cocina, servirme un vaso de naranjada grande y calentarme algo de crema de zapallo. Cuando estaba sirviéndola, noté una presencia detrás mío. Era mamá, quien silenciosamente cual duende suele perseguirme de esa forma cuando estoy de mal humor.

Le comenté que estaba de pésimo humor por algunos temas del trabajo, y que por favor respete mi mal humor. Que me de un poco de espacio para poder librarme de él por mi cuenta, y que no se preocupe que todo iba a estar bien.

Me escapé a la sala, y abrí la laptop para terminar los presupuestos en los que estaba trabajando y enviarlos finalmente. Terminé de tomar la crema de zapallo, y sentado en la alfombra de la sala me puse a pensar sobre mi mal humor y la razón del mismo. Naturalmente pensar en la causa, hizo que entre en cólera por un instante, pero casi instantáneamente me di cuenta que era innecesario. Que nada puedo hacer por cambiar lo sucedido, y que mi esposa no merece que tras esperar todo el día para verme, yo la reciba con algo menos que una sonrisa.

Sin embargo, ella hizo acopio de toda la paciencia de la que es capaz para dejarme tranquilo (incluso en este momento se encuentra dándome espacio), y no sabe que la estoy amando por ello.

Estos días no son fáciles para mamá tampoco. Estás creciendo mucho y muy rápido, y es tu crecimiento tan feroz el que está causando en mami algunos dolorcitos de espalda, producto de la mala postura y de la falta de costumbre que tiene su cuerpo de tener una panza con una bebé tan hermosa como tú. Y es que como sabes, mami trabaja sentada en la computadora, y aparentemente la mala postura no la está dejando hacerlo con tranquilidad, cosa que la puede frustrar a veces y poner también algo de malas.

Y es en esos momentos en los que me doy cuenta que parte de mi amor radica en tener paciencia. En saber que no puedo solucionar su mal humor, o su frustración con un chiste o alguna frase interesante. Que simplemente tengo que dejar que se queje del dolor de espalda, y ofrecerle con cariño un masaje. Porque parte del proceso es poder quejarse, y poder tener mal humor y hacerlo con libertad, sin tener a alguien que te juzgue porque no contestaste con buen tono una pregunta tonta, o porque en ese momento no reaccionó de la mejor forma.

Recuerdo así la paciencia que me tuvo tu abuela y tu Opa cuando yo era pequeño y crecía, y recuerdo la paciencia que tienen hasta el día de hoy. Y me doy con la sorpresa, pequeño saltamontes, que aún sin nacer, me estás enseñando a ser paciente, porque la paciencia no es una señal de debilidad, todo lo contrario… es una señal de cariño, respeto y amor.

Así que te prometo ser más paciente. Te prometo buscar la raíz de mi buen humor, y no sólo contigo, pero en cada cosa que haga. Porque te mereces un par de papás felices, y nunca tan gruñones.

Te amo pequeña.

Papá.

La vida de acuerdo a mis fotos

Hola hermosa, sé que han pasado unos días desde que te escribí. A veces es difícil ser constante porque aunque uno muera de ganas de contarte cosas nuevas, la vida te come vivo durante el día… y llegas a casa cansado, donde lo único que quieres es que te hagan piojito y apaguen la tele luego de que caigas rendido. Esa es una de las razones por las que hago ejercicio ahora, porque muero de ganas de llegar a casa con toda la energía del mundo para poder muy pronto jugar contigo.

Hace un tiempo vi un blog que me mostró mamá de una mami que escribía sobre su embarazo, su vida y todo lo que la rodeaba y me pareció mostro que tenía una serie de posts llamados “Life according to my iPhone”. (Los/las amigas que nos leen pueden revisar el blog aquí).

La cosa es que me pareció espectacular esa forma de resumir los últimos acontecimientos de mi vida, porque es algo que hago hace mucho: sentarme en momentos de ocio a revisar las últimas fotos y sonreír pensando en lo divertido de cada escena, o meditando sobre cada una de ellas. Así que he decidido hacerte un resumen de los últimos días en base a las últimas fotos que tengo en el celular. La cosa va así:

El día viernes de la semana antepasada me separé de mamá y de su panza (tu hogar temporal) para viajar a Trujillo a dar una charla en un Seminario de Marketing para una conocida universidad. Fue como siempre una experiencia genial, porque sabes que a papá le encanta interactuar con la gente, de manera que mis charlas a veces bordean con el stand-up comedy. Espero que la gracia no haya opacado el contenido de la misma, y que todos se hayan divertido y aprendido durante el evento. De lo contrario sólo me volverán a llamar para hacer monólogos. En la foto, les pedí a todos iniciando la charla de manera “experimental” que levanten el brazo izquierdo. Lo hicieron. Saqué el celular del bolsillo y les tomé una foto. Luego les expliqué que la usaría para decir que todos tuvieron muchas preguntas, felizmente se rieron. Fue muy entretenido.

El día viernes de la semana pasada fui invitado a dar una clase en la Universidad Pacífico, otra experiencia entretenida, porque a diferencia de los varios cientos de personas de la charla anterior, me enfrenté a un grupo de unos 15-20 alumnos, y en lugar de  ser una charla, se convirtió en una conversación. Durante la clase no pude dejar de notar el comportamiento de varias de las alumnas, y hasta cierto punto pensé en cómo serías tú en el colegio, en las clases en general. Al final de la clase se me acercaron algunas alumnas y me pidieron mi opinión sobre algunos de sus trabajos. Fue en ese momento en que supe que amaré ayudarte a hacer las tareas. Yo te prometo ayudarte en todo lo que pueda. No lo dudes nunca, siempre estaré ahí para ti, y prometo hacer tiempo para ayudarte a resolver todas las dudas que puedas tener.

El jueves de la semana pasada fuimos a ver a tu doctora, para asegurarnos que todo siempre anda súper bien contigo. No pude más que reírme al ver a tanta mami embarazada con cara de agotamiento, y ver a tu mami en tacos, súper activa dando vueltas por todos lados. Y es que tu mami tiene una energía! Naturalmente termina el día agotada y pidiéndole a papá que le haga masajes en la espalda (ya pesas más de un 1kg preciosa!).  Pero es sin duda alguna, una miembro honorario de “embarazada y entaconada”. No me preguntes qué es eso hija… es un programa que mamá le mete entre los ojos a papá cada vez que enciendo el televisor. Lógicamente mami no anda todo el día en tacos, pero sí sale churra cada vez que puede. Yo admiro la energía y el buen ánimo que está teniendo a lo largo de todo el embarazo. Es una estrella, y este mes se portó súper bien, la doctora le dijo que estaba todo avanzando genial y que tú andas en las mejores condiciones. Un éxito!

Este sábado fui a comprar flores a casa. Un fotógrafo iba a visitar nuestro depa para hacerle unas fotos a mamá así que aproveché la oportunidad para ir de compras rapidito y ordenar un poco la casa. La verdad es que si bien puede no sonar muy “masculino” de mi parte, amo las flores. Y las amo porque le dan a nuestro hogar un toque de alegría y de vida que simplemente no tiene cuando no están. Y yo sé que cuando llegues a casa, nuestro departamento entero va a estar lleno de juguetes y cositas tuyas, así que creo que eso de lo “masculino” se puede ir muy al tacho, porque tú vas a ser la flor más importante de nuestro hogar. Por ahora quiero mostrarte cómo se ve una parte de tu futuro hogar en un día con flores.

La verdad es que mami ha hecho un trabajo lindo a la hora de decorar y escoger los muebles de nuestro depa. Yo tampoco no le dejé mucha opción porque cuando le pedí que se case conmigo, lo hice habiendo conseguido ya nuestro primer departamento, y habiendo comprado ya una buena cantidad de muebles… pero fui lo suficientemente sensato como para dejarle a mamá todos los “detallitos”. Porque ella es una capa, y bueno, aquí entre tú y yo, a mi me va a gustar cualquier cosa que ella haga. Como seguramente me va a encantar todo lo que hagas tú.

Pero lo importante aquí es que este fin de semana pensaba empezar a decorar tu cuarto. Compré todo lo que necesitaba para pintarlo por primera vez, y escogí un matizado llamado “Cocoa Cream” para la pared de tu dormitorio. Verás que te va a gustar mucho lo que voy a hacer con él. Sé que no soy un decorador de interiores, pero te prometo que he estudiado muchísimas fotos y tengo una idea clara de lo que quiero. Finalmente, haga lo que haga, tómalo como algo hecho con amor (poniendo el parche por si no sale taaan lindo). Lo importante es que papá y mamá quieren hacer esto con sus propias manos. Estoy seguro que cambiaremos la decoración muy a menudo, al menos eso dicen nuestros amigos, y más aún si anticipamos que tus pequeñas manitas usarán las paredes de lienzo para expresar tu creatividad (o ganas simples de rayar las cosas…).

Tengo que contarte también que una amable hada madrina (Yael nuevamente) si no me equivoco te envió otro regalito. Un par de cintas para la cabecita y un gorrito de lo más simpático.

Qué bebé tan rica vas a ser! Yo estoy seguro que me voy a morir por ti, pero no me cabe duda de que serás una bebé preciosa, y de lo más engreída, particularmente con la ropa. Ahora entiendo y veo con otros ojos todos los juegos de las niñas y sus muñecas. Llegó la adultez y ahora jugaré yo con la mía. Es genial!

 

Y hablando de gorritas, tengo que comentarte que nuestra selección está haciéndola linda en la Eurocopa! Hemos pasado ya a la semifinal, y tanto tu abuelo como yo estamos súper emocionados. Este jueves jugamos contra Italia y si ganamos, vamos a la final! Esa es una ventaja mi preciosa bebé, de tener también la nacionalidad alemana: tu selección de fútbol te dará alegrías. Yo sé que amamos el Perú, pero lamentablemente por ese lado, todavía no pasa mucho. Espero que cuando seas grande veas una selección peruana más chévere que la actual. Ya estoy acumulando todos los documentos necesarios para tramitar tu nacionalidad apenas nazcas, así que quédate tranquila, papá se encargará de todo por ese lado mein Schatz.

El domingo terminamos agotados, y como papá ha seguido súper bien su dieta (ya va bajando más de 3 kilos), nos tomamos la libertad de ir a tomar un buen desayuno buffet.

No, no es lo que crees, no vamos a rebotar con esta dieta. Estamos siendo muy ordenados, y la verdad es que romperla los días domingos forma parte del esquema que hace que el metabolismo se reactive el día lunes al volver a hacer la dieta. Además es entretenido porque papá tiene la oportunidad de planificar su domingo en base a todas las cositas ricas. Luego fuimos a visitar una feria para bebés en miraflores donde recorrimos los 40 mil stands, en donde amables señoritas nos llenaron de brochures y de consejos. Fue una experiencia interesante, y la verdad agotadora, en el sentido en que hay demasiadas cosas para bebés… Mi amor, yo quisiera que lo tengas todo, pero la verdad es que tendrás todo lo que realmente necesitas. Mamá y yo estamos haciendo un trabajo de investigación exhaustivo para que no te falte nada, pero para que no te sobren cosas, porque la verdad es que hay demasiadas cosas lindas, y tenemos el gran temor de comprar y que nunca uses algunas cosas. Estoy seguro que ese temor me volverá cuando llegues a la adolescencia, jaja, pero al menos ahí tienes a tu madre, que yo dejaré de meterme en la ropa que uses, y pasaré a meterme en la ropa que dejas de usar para cubrir todo tu cuerpo! (Es una broma, mamá me mata si me meto).

Ay hermosa, qué días! Como puedes ver, no hemos estado flojeando, la verdad es que han sido unos días algo largos, que sólo se harán cortos cuando tenga la suerte de esperar que el día vuele para llegar a casa a apachurrarte y morderte las patitas. Soy tan feliz cada día con el simple hecho de pensar en que ya vendrás a acompañarnos… y me ocupo tanto de tratar de que vengas a un mundo lleno de colores, lleno de alegría, donde puedas ser la hija más amada del universo… pero la verdad, y aunque suene a un cliché, sólo quiero que llegues sana, y seas una bebé feliz.

Te amo pequeña pulga.

Papá.

 

 

New babies for my baby!

Hola bebé!

Me copio el título de uno de los posts de mamá, y me copio maaal el estilo fotográfico de su blog porque hoy día llegué a casa (literalmente hace unos minutos) y me encontré con una sorpresa que llegó desde Nueva York directo para ti bebé!

Resulta que a mami la quiere mucha gente (ella es genial, por eso me casé con ella!) y eso a mi me hace muy feliz porque me parece increíble que con algunas líneas pueda transmitir tanto de su personalidad, y así mucha gente pueda conocerla sin llegar a hablar con ella en persona. Confieso que empiezo a sentir lo mismo de parte de la gente que comenta en este pequeño blog que hice para ti. Es espectacular lo solidaria y cariñosa que puede ser la gente cuando entiende que alguien hace algo con el corazón.

Pero al punto! Una maravillosa lectora de mamá envió desde Nueva York un regalo maravilloso para ti! Creo que nunca en mi vida me he emocionado por ver zapatos de mujer, pero en este caso, te juro que no tengo palabras para agradecerle a esta lectora, Yael, su tan generoso y espectacular gesto. Mira lo que te regaló! Mil gracias Yael!!!

Realmente estoy emocionado con cada cosita que va sucediendo semana a semana tanto en panza de mamá, como tus pataditas cada vez más fuertes, así como en nuestra casa.

Te hago un recuento rápido:

– A tus 27 semanas y 1 día, estamos ya en el 3er trimestre del embarazo de mamá. Tus pataditas, puñetazos, codazos y rodillazos cada día se sienten con mayor intensidad, y con mayor entusiasmo luego de que mamá come algo, o escuchas mi voz.

– Papá lleva una semana y 2 días completos sin fumar ni un poquito, y siguiendo su dieta. Oh yeah!

– Este fin de semana pintaré tu cuarto, tomaré algunas fotos del proceso para que puedas ver cómo fue antes de que llegues a este mundo. Espero me salga bien, quiero hacerlo lo mejor posible!

– Empezamos a correr con la lista de todas las compras que tenemos que hacer para estar 100% listos para tu llegada, así como el planeamiento estratégico del baby shower de mamá. Lo que hemos decidido es que teniendo el baby shower como objetivo ayudarnos a esperarte de la mejor manera, haremos primero la lista definitiva de lo que tenemos que comprar para ti, lo que no vayamos a comprar quedará como lista para el baby shower. Y de esa lista, lo que no nos regalen, volverá a la lista de compras finales. Estratégicos somos pues hija, ¿qué nos queda?

Llegar y encontrarme con los zapatitos me ha emocionado mucho, preciosa… no sabes lo feliz que me va a hacer llegar a casa y poder apachurrarte!!!

Te adoro, pequeña bailarina.

Papá.

 

Sobre los días del Padre y la seguridad

Pequeña y adorada máquina de pataditas:

Llegué el día de ayer a casa y me recibiste con las más dulces patadas, filtradas desde la panza de mami hasta mis cachetes apretados contra la misma. Eres una maravilla! No sabes cuánto me emociona saber que saltas al escuchar mi voz! Mamá y yo bromeamos con que eres la futura Kina, aunque sinceramente espero que no tengas nunca que agarrar a puñetazos a nadie, ni siquiera por deporte.

El día fue hermoso, sólo por el hecho de tener nuevamente cerca a mi a mis dos chicas. Mamá preparó una torta 3 leches espectacular, Alemania ganó el partido que jugó en la Eurocopa 2012, y la abuela y el tío Domi pasaron a saludar a Papá. Así que ya te imaginarás, lo pasé buenazo.

En Trujillo, tuve la suerte de almorzar con los organizadores del congreso al que fui invitado y creo que se reían (conmigo) de mis comentarios acerca de lo mucho que has cambiado mi vida. Has llenado mis días de sonrisas y también, debo confesarlo, de muchos miedos raros e irracionales. Desde el miedo a no saber qué hacer cuando entres a casa, te encierres llorando a tu habitación y no quieras hablar conmigo, porque :”Miguel terminó coooOOooonmiiIIIIiiiigoooOOooo”, al miedo de cómo reaccionar si me entero que un profesor del cole te habló feo.

Y esos son los miedos tontos, los miedos que me parten el alma y me hacen embarcarme en viajes emocionales salvajes de los cuales soy rescatado sólo por la racionalidad, y a veces por los resoplidos de tu mami, quien con su cara de “ya estás pensando tonterías” me saca del trance en tres patadas.  Es que yo quiero protegerte de todo, y ante todo. A ti y a mamá. Y la verdad es que me he puesto a pensar en torno a mil y un situaciones tontas de la vida, y todavía no he pensado en cosas más importantes, como asegurar tus estudios, o mi vida, en caso algo me pase.  Creo que en este momento, en el que sin duda me haces sentir más vivo que nunca, no se me cruza por la cabeza la idea de algún día faltarte…

Así que sin ánimo de ser fatalista, porque seamos honestos – ambos sabemos que soy de acero, hoy irá a casa una amable señorita a intentar vendernos el seguro que más nos convenga, y así dejar garantizada tu vida, hasta cierto punto… para que Papá pueda volver a preocuparse por si tu primer novio es un feo adolescente de esos horrorosos con tres pelos en el mentón y frente brillante, o sobre qué hacer si algún día llegas a casa con algún rojo en la libreta. Cosa que estoy seguro… no va a pasar. Yo te ayudo!

Déjame ser preciosa, sabes que a Papá le gusta preocuparse por las puras.

Un poco como el papá de este comercial, que todavía me emociona:

Te amo.

Papá.

Leaving on a jet plane

Hola hermosa… mañana viajo a dar una pequeña conferencia en una universidad. No sabes lo mucho que me cuesta la idea de dejarlas en casa. Le pedí a mamá que hable con tu tía Elsa María para que se quede con ella durante la noche que no estaré con ustedes, y si bien es sólo una noche… me cuesta tanto!

¿Sabes qué es lo que me cuesta? No es sólo el hecho de alejarme de ustedes. Es el hecho de pasar el sábado fuera de casa. Especialmente porque mis fines de semana están tan precisamente diseñados para estar pegadiiiito a ustedes. Para hacer mil cosas de la mano de tu mami. Para buscar nuevas cositas entretenidas para ti.

Es el hecho de saber que no desayunaré con mamá, que no saldremos a pasear, que no podremos almorzar juntos ni que podrá fastidiarme por alguna tontería mientras hacemos zapping por la tarde.

Sé que estas cosas van a ser habituales en nuestra vida, tanto mamá como papá van a tener que viajar eventualmente, y sé que eso es normal y está bien. Pero déjame pues, la cama se me hace grande sin mamá, y el día no es tan rico sin tus pataditas.

Ven pronto bebé, te quiero conocer! Faltan 3 meses y la espera desespera.

Papá.

Cambios

Hola preciosa! Me he aguantado las ganas de escribirte todo el día! Hoy ha sido uno de esos días largos que le producen a papá unos cuantos dolores de cabeza. Pero me causa mucha gracia que el solo hecho de llegar a casa, servirme un vaso de naranjada y pensar en ti me haga sentir tan bien.

Hoy quería comentarte algunas cositas que han estado pasando en casa, y particularmente en mi vida. Tengo que hacerte una confesión importante: Papá… no es el hombre esbelto y atlético que ves todos los días (ahora que ya puedes leer este blog). Papá hoy en día está un poquito entrado en carnes, y pues… ha llevado una vida ligeramente cómoda y sedentaria los últimos años.

Naturalmente he hecho intentos de cambiar mis hábitos, como lo intenta 90% de la población. He empezado dietas cada verano, y las he roto. He empezado y pagado gimnasios que he visitado esporádicamente, y he postergado esa rutina de ejercicios para “mañana” más veces de las que quisiera admitir.

Ciertamente es que Mamá quien también me ha pedido que haga unos ajustes, y ella, con lo empeñosa que es con el cuidado de la alimentación y el ejercicio, naturalmente es una de las personas que más se fastidia cuando papá se porta mal… pero la verdad es que ha llegado a mi vida un momento clave: tu nacimiento.

Y es que tu papá es un juguetón. Nada más para trabajar, a tu papá le encanta usar colores, plastilina, juguetes y demás cachivaches. Si vieras su oficina hoy te darías cuenta que papá casi no terminó de abandonar su infancia! Estoy seguro que a estas alturas ya conoces mi oficina y sabes a lo que me refiero. La cuestión es que decidí dejar atrás la mayoría de mis malos hábitos, con el único objetivo de poder jugar contigo y que el cansancio nunca sea una excusa. Esto sin contar el secreto temor de que me sugieras tener un jueves de pavita en casa!

Así que hice un examen de conciencia. La verdad es que a estas alturas del partido pagar un gimnasio, o un entrenador personal para mi es una pérdida de dinero. Yo no necesito un lugar especial, ni a una persona que me diga lo que tengo que hacer, y mucho menos quiero gastar dinero que podría usar para comprarte cosas lindas. Por lo menos no por ahora. Lo que necesito, es hacerme el hábito de hacer algo, salir y moverme, y para eso mi amor, sabes que vivimos al frente de uno de los lugares más transitados por los deportistas limeños: El Pentagonito. Dime si no sería una tontería gastar dinero en un gimnasio cuando todos los días ves decenas de personas correr, patinar y montar bici en el Pentagonito, gratis?

Sin embargo, la sola idea de salir a caminar o correr me aburre ligeramente. Y es que me conozco, sé que a los pocos días me aburriría tremendamente del hecho de encontrarme solo con mis pensamientos tratando de correr los más de 4 kilómetros que representa el circuito completo. Tengo que confesarte que a la fecha, nunca he sido un gran corredor de distancias. En el colegio fui siempre un velocista, y aun cuando entrenábamos, hacíamos potencia, nunca resistencia. Así que por el momento, no es lo mío. Así que medité, y medité buscando algo que pueda hacer de manera consciente, que represente el inicio de un buen hábito, y que me ayude a salir de casa sin aburrirme. Pensé: Una bici! Salir a montar bici es un buen ejercicio, puedo dar más vueltas que corriendo, escuchar música tranquilo y siempre parecerá un paseo. Se lo comenté a mamá, y literalmente al día siguiente me encontré con una bici nuevecita en casa.

Así que quiero contarte que me he tomado esto muy en serio. Faltan poco más de 3 meses para que nos veamos cara a cara, y quiero aprovecharlos para que conozcas a la mejor versión posible de tu papá, al menos a la fecha. ¿Qué opinas? He decidido caminar con tu mami por el Pentagonito un día sí y otro no, y en los días en los que no caminemos, montaré bici. Es un comienzo, no? Además, es importante que sepas que el ejercicio viene acompañado de una dieta rigurosa.

Ahora, quiero comentar algo que también es importante que sepas. Yo sé que uno dice que esta clase de cambios debe hacerlos por uno mismo. Y la verdad es que lo he intentado antes, y yo mismo me he saboteado. Porque precisamente ese “uno mismo” es el que se toma licencias que no siempre debería… y a veces esas licencias se vuelven la orden del día. Y me es más fácil hacer esto por ti, porque después de todo… también eres parte de mi.  Y quiero pensar que eres la mejor parte. Por ti me animo a todo, mi vida. Es por eso que también he dejado de fumar. Es un vicio desagradable del que he querido deshacerme por un buen tiempo, y que por cosas de la vida, no he podido lograr. Pero desde hace ya un par de días he evitado completamente acercarme a un cigarrillo. Y planeo evitarlos a toda costa. Sé que si lo hago por ti, lo voy a lograr.

Y quería que sepas que ayer te llegó un regalito! Una boutique llamada Manna le envió a tu mami unos zapatitos preciosos! Te muestro la foto. Mami dice que los podrías usar para tu bautizo. Ya veremos. Lo único que sé es que si sigues acumulando zapatos, en poco tiempo tendrás una cantidad comparable a la de mamá, jeje.

Me emociona tanto pensar que tú y mami van a compartir el amor por la ropa y las demás cositas femeninas… No tienes idea de lo feliz que me hace tener a dos mujeres tan bellas en mi vida. Te juro que soy el hombre más feliz del mundo en este momento.

Creo que sólo voy a ser más feliz cuando me apachurres.

Papá.

El cariño de papá

Hola hermosa!

Hay muchas cosas de las que quiero hablar contigo hoy, particularmente de lo que significa el cariño de Papá. Y no me refiero a mi, me refiero al amor paternal en general.

¿Sabes qué pasa, pequeña? Desde que empecé a escribirte hace dos semanas, y probablemente debido a que mamá tiene una página muy conocida, este pequeño espacio ha tenido más de 20 mil visitas. ¿Puedes creerlo? Yo mismo tuve que hacer una pausa y meditar sobre si era positivo o no escribirte de manera tan abierta. Y la verdad es que originalmente pensé en hacerlo por mail, pero me moría de miedo de que esos mails algún día se pierdan, y sé que al menos en el blog, mi cariño y mis palabras se ven, son tangibles y si algún día se pierden por alguna razón, seguro podré recuperarlas.

Llegué a la conclusión que no me molesta compartir nuestras conversaciones con otras personas, porque sé que lo que te escriba habrá nacido del corazón y nunca debería avergonzarme de eso, y porque en gran manera los comentarios de las personas sobre lo que escribo me ayudan mucho a aprender a ser papá. El post sobre lo que debería comprarte ha sido un éxito, y tanto tu mami como yo tenemos ya una idea mucho más clara sobre todo lo necesario en nuestra lista de compras. Fue genial recibir el apoyo desinteresado de tantas personas, y fue increíble recibir agradecimientos de parte de personas que como yo, recibieron ayuda de esos mismos comentarios.

Yo creo que cuando leas esto, no te quedará duda del cariño de papá, porque yo me voy a desvivir por ti y sabe Dios las locuras que haremos juntos! Pero saber que nos leen tantas mamis me hace sentir un poco responsable sobre algo en particular. Así que me vas a disculpar un poquito Vale, si esta vez le hablo un ratito a las mamis que nos leen, porque se acerca el día del padre y porque gracias precisamente a que no he tenido mayor vergüenza en expresar lo que siento por ti, algunas mamis me han escrito ya sea de manera pública, privada o a través de tu mami, comentándome sobre lo bueno que es poder expresar todo lo que siento por ti y lo mucho que las emociona que un papá hable así.

A todas las mamis que me han escrito por esta razón: Puedo llegar a entender que en algunos casos debe extrañarles que un papá haga un despliegue de cariño público de esta manera, y sé que les parece genial, lo cual a mi personalmente me hace muy feliz. Quiero que sepan que las 20 mil visitas me han emocionado mucho, que las agradezco de corazón, y al mismo tiempo me han aterrado ligeramente, pues si bien uno quisiera gritar al viento que ama a su hija, tener tantos testigos puede poner nervioso a cualquiera.

Me gustaría que sepan, que si en casa, o los papis que conocen no hacen esta clase de cosas, es probablemente por la misma razón por la que no todo el mundo compone canciones, no todo el mundo manda flores todo el tiempo o hace demostraciones de cariño de magnitudes que bordean ligeramente el ridículo. Porque al fin y al cabo se trata de un enamoramiento muy particular, y no todos los hombres son adictos a las comedias románticas. Todos nos expresamos de manera distinta, y algunos quizá lo hacemos con un despliegue un poco más público de emoción, pero lo importante es que creo que todos los papás, tienen en el corazón algo que difícilmente entenderá alguien que aún no ha tenido hijos. 

Creo honestamente que a todos los papás nos va creciendo el corazón a medida que a nuestras esposas les va creciendo la pancita durante el embarazo. Y creo que cuando nuestros hijos nacen, también nace toda una nueva perspectiva de vida, y ese nuevo corazón aprende nuevamente a amar, a creer y a luchar, como si nunca lo hubiera hecho antes. Y este nuevo corazón ama a la persona que lo hizo papá, también de nuevas maneras. 

Así que estando tan cerca al día del padre, abracen a los papis. Quizá no puedan describir o poner en palabras lo que sienten por sus hijos en algunos casos, y quizá sea porque para muchos, todos los sentimientos sean también nuevos. Pero lo único que importa sobre el idioma en el que los papás hablamos, es que nuestros hijos lo entienden con el corazón. Y nada más es necesario. 

Listo hermosa. Regreso a ti, porque quiero aprovechar para presentarte a mi papá, tu abuelo, tu Opa. Quiero que sepas que él te ama, y que desde ya te espera con muchas ansias! Es la primera vez que será abuelo, y estoy seguro que se va a derretir por ti tanto como lo hago yo. Tu misión será llenarlo de besos, apachurrarlo con tooodas tus fuerzas y hacer que sienta cada vez que te ve, que el corazón se le sale del pecho. Quiero que sepas que él te compró tu primer vestido, y lo hizo en París. Para él es también una experiencia nueva siquiera pensar en que vienes en camino, y creo que está tan nervioso, tan lleno de alegría y de temores como yo, pero estoy seguro que vas a ser la luz de de su vida. No me cabe duda alguna.

Te imaginas si tienes sus ojos? Todavía no sabemos a quién te vas a parecer, pero estoy seguro que descubrirnos en tu rostro va a ser una aventura deliciosa.

Me encanta pensar en el color de ojos que tendrás… azules como el abuelo, verdes como papá, marrones como mamá? ¿Cómo serás? Sólo sé que serás hermosa.

Papá.

 

 

With a little help from my friends

Vale, pronto aprenderás que tu papá lo sabe todo.

No es cierto hija, es una broma… pero seamos objetivos, sería muy aburrido que papá lo supiera todo no? Si así fuera, durante tu adolescencia no tendrías razones ni argumentos para darme la contra! (Y créeme, lo harás… oh gran dolor de mi corazón, lo harás y saldrás con ese muchacho desgarbado con cara de niño grande que lo único que querrá será… mejor me detengo porque me da cosa pensarlo…)

La cosa es que ni mamá ni papá en este momento saben mucho sobre lo que significa ser papás. Pero eso no nos preocupa mucho, porque tenemos un gran equipo de especialistas (hermanos, tíos, primos, abuelos, amigos, conocidos, etc) que nos ayudarán con correcciones y detalles técnicos, y la verdad es que lo fundamental lo tenemos clarísimo. Además a nivel teórico, estamos bastante cubiertos porque tanto mamá como papá son unos chancones.

Sin embargo, es esta misma chanconería la que nos genera algunas dudas, en parte producto de la emoción de ser papás por primera vez, en parte por la publicidad detrás de todo lo que sea “para bebés”. Porque queremos naturalmente que tengas todo lo que necesitarás en los primeros añitos de tu vida, pero también empezamos a escuchar cosas que la verdad, tienen mucha lógica. Por ejemplo: El asiento para automóvil para recién nacidos: ¿Es necesario? Claro, hemos visto unos con forros en animal print que se ven espectaculares y sobre los cuales te tomaríamos un millón de fotos donde seguramente parecerías Kate Moss versión neonatal… pero, realmente es necesario gastar en algo así? Cuántas veces te subiremos al carro cuando seas pequeñita, y cuánto tiempo te será útil un asiento de ese tipo? Particularmente lo pienso porque peleo con la idea de soltarte y que alguien te aparte de mis brazos por los primeros… 6 meses… 🙂 así que, ¿no podría ser yo tu asiento para carros?

Otro ejemplo es el coche. Y déjame decirte que hay coches, y coches. Hemos visto unos que te mueres, enana loca! Y unos por los que hasta papá se muere! Mira este:

No me digas que no es una locura, porque de que ese coche debe ser loquísimo, lo debe ser. Sin embargo ayer una amiga mía me decía que todos esos coches complicadísimos y grandotes eran un tedio para los papás al final del día. Que estaban diseñados para ciudades europeas o norteamericanas donde la gente tiene el (buen) hábito de salir a caminar y pasear. Y que realmente Lima no es una ciudad para eso, que examine mis hábitos y vería que se trataría de : Sacar al bebe del depa, meterlo al auto, sacarlo del auto, meterlo a la casa de alguien más, insertar al bebe en un pack-n-play, remover bebé del pack-n-play, sacarlo de la casa de alguien más, meterlo al auto, sacarlo del auto, devolverlo al depa.

Y el cochecito lindo que parece sacado de una escena de película, dónde queda? En su caso, ella me dijo que quedó en su casa. Que además era tan difícil para ella sola maniobrarlo, que entró a Wong, se compró un carrito de bastón baratito, y con eso eran felices ella, su bebé, y su esposo.

Así que papá tiene que darte una lección que espero aprendas rápido: Las ganas de hacer las cosas bien, pueden llevarnos a tomar decisiones apresuradas que afectan no sólo el resultado final, pero que afectan también la posibilidad de tomar otras decisiones en el futuro. Y con esto, me refiero al uso del dinero. Mamá y papá trabajan duro para darte la mejor vida que puedan, y por lo mismo, buscan obtener lo que mis clientes llaman “best value for money”.  Por esta razón debemos decidir, ¿queremos el cochecito que se para solito, se sincroniza con el iPhone de Papá (babeando… lo digo…), tiene pantalla LCD y luces LED? O queremos que tengas más politos, más baberos, más ropa? ¿Cuánta ropa es la que necesita un bebé en cada etapa de su crecimiento? ¡Hay tanto que desconocemos! ¡Y los catálogos nos abruman mi amor! ¡Nos abruman!

Así que pequeña, hoy tengo que apelar a la bondad y sabiduría de nuestros amigos, los lectores de este blog. Porque si bien te comenté que tenemos un team de expertos, tienes que saber que dos cabezas piensan mejor que una, y que cien cabezas definitivamente van a pensar mejor que dos o tres. Y tengo que apelar a ellos, para pedirles que por favor nos dejen un comentario en base a su experiencia, ayudándonos a determinar qué clase de cosas deberíamos comprar de todas maneras, qué cosas deberíamos evitar – por más tecnológicas y luminosas que sean…- y qué cosas son recomendables pero no imprescindibles.

Porque cuando se trata de tu vida y tu bienestar mi amor, ningún comercial, ninguna gráfica, video o foto me va a convencer. Sólo voy a escuchar el consejo de otro papá o mamá que con el mismo amor que tengo yo por ti, ya hizo el trabajo de comprarle cosas a su propio hijo o hija, y ya experimentó si algo sirve o no.

Espero que no te enojes porque no te compré el coche con luces y demás chiches… créeme, me duele más a mi que a ti.

Papá.