Cuestiones de Genética

Hola pequeña bolita de arroz chaufa (cada día más creativos con los apodos!):

Desde hace días vengo sosteniendo la teoría de que cuando nazcas, tendrás cara de espejo. Y la tendrás porque inevitablemente quien te mire de nuestras familias verá “algo suyo”. Y es que pasa en todas partes, que “se parece a mi!” o “se parece al papá”, o “tiene las cejas del abuelo”. Así que he decidido hacerte una pequeña reseña de cómo se veían tus abuelos, tu papi y tu mami en la juventud de su vida.

Empecemos por tu abuelita. Me imagino que ya te habrá contado ella que de joven era muy guapa y perseguida por una cantidad de mozalbetes bigotudos de la época. Estoy seguro que de ella aprenderás muchas cosas buenas, y que definitivamente te divertirás bastante, al menos si es que como papá, sales con vena de cocinera, porque con la abuelita podrás jugar mucho en la cocina. Ella guarda celosamente secretos de cocina de su propia abuela que son realmente clásicos de la cocina peruana y que ya no se ven así nomás, como los buñuelos y el tajadón. Vas a quererla mucho, porque ella desde ya se muere por ti. Actualmente está viviendo en Chile con tu abuelito, y lo más probables que te refieras a ella como la Oma y a él como el Opa. Ella tiene el cabello largo y ondulado, así que si tu cabello llega a tener ondas, ya ves por dónde podrías ir echando la culpa.

Tu Oma, que tiene grandes ojos pardos también tuvo un gran sentido de aventura toda su vida, así como de emprendimiento. Estoy seguro que de heredarlas, ambas son cualidades que hasta cierto punto me llenarán de terror, pero que en su momento lo harán de orgullo. Nunca dejes pasar las palabras sabias de tu Oma, porque nunca sabes cuando te serán de utilidad, y ojalá puedas cosechar de su boca las miles de historias que tiene de la familia, porque si alguien se ha dedicado a armar un árbol genealógico, y de coleccionar toda la historia detrás de su apellido, es ella.

El Opa es otra historia, nació en Alemania y es la razón por la que probablemente ya estés estudiando alemán, lo saludes como Lieber Opa y de que tus ojos sean azules o grises, en caso lo sean. Su nariz también podría ser fácilmente distintiva, de llegar a adornar tu carita en caso la heredes, pero sin duda muy aparte de la herencia, aprenderás y disfrutarás mucho de hacer cosas con las manos, y aprenderás de él a disfrutar de gran manera de la lectura y de las cosas simples de la vida.

Una de las cosas que uno puede aprender del Opa, es que hay pocas cosas importantes sobre las que realmente hace falta preocuparse mucho, y cuando esas cosas están bajo control, uno debe también pensar en disfrutar de la vida. Porque el tiempo pasa siempre más rápido de lo que uno espera.

Él es un gran luchador también, que de manera callada ha sabido llevar a su familia año tras año en su espalda trabajando duramente en varios países. De él aprenderás más de lo que esperas, solo escuchándolo. Y sin duda podrás conversar mucho con él, y corregir en alguna ocasión sin duda su cada vez más perfecto español.

Sobre todas las cosas aprenderás a entender a un hombre profundo y complejo como persona que tiene una forma de ver el mundo producto de la perspectiva que forman los años y la cultura. Y aprenderás a amarlo así, y mucho, porque realmente vale la pena hacerlo.

Ellos son tus dos abuelos, mis papás. Sin duda dos personas de las cuales ya sabes mucho, y con quienes ya tendrás muchas pequeñas y grandes experiencias. Es importante que sepas que ellos, como mamá y papá ahora, siempre hicieron lo mejor que pudieron, y que como tu Oma me dijo alguna vez, también enseñaron a tu papá a amar como lo hace.  Porque yo te amo a ti como quiero que sientas que eres amada, como yo fui amado.

Y quiero que aprendas que esa clase de amor es incondicional, y es para siempre. Es la clase de amor que corre por las venas, y es el amor en el que vas a nacer en poco tiempo. Es el amor que tendrá miedo por ti, que se preocupará, el amor que querrá ayudarte en todo momento, y que cerrará los ojos y rezará cuando quieras dar tus primeros pasos por tu cuenta. Pero ese el amor que nunca dejará de estar contigo, que velará porque tomes las decisiones que tú creas correctas aún cuando no las compartan completamente. Porque esa clase de amor, quizá también pueda heredarse.

Y si Dios quiere, esa clase de amor en muchos casos también se mantiene firme con el pasar de los años, como el de tus abuelos tanto paternos como maternos. Y estoy seguro con con ese ejemplo podrás aprender que las parejas pueden de verdad pasar toda una vida juntos, y del mismo modo complementarse, divertirse, y finalmente crecer.

No me gusta pensar en que tendrás enamorados y esas cosas, pero siendo un hecho inevitable como es, tengo la tranquilidad de que en casa aprenderás lo que debe ser un hombre, lo que debe ser una pareja, un esposo, etc, y que de esa forma, podrás escoger cuando llegue el momento a una persona que también nos haga sentir orgullosos, y con el que papá pueda dar tranquilo su bendición. Ese es felizmente un largo camino para el cual falta todavía mucho!

Tu Opa y Oma fueron quienes nos regalaron tu cunita, aquí te dejo una pequeña foto de ella, para que veas lo linda que era.

Por el lado de papá, tienes la posibilidad de sacar ojos verdes, y cabello de un rubio relativamente claro cuando seas bebé, que quizá se oscurezca cuando crezcas, o quizá no. Ya lo dirá el tiempo. Lo que nadie te va a quitar hija mía, son los cachetes, porque inevitablemente, sea por parte de madre o de padre, serás una pequeña enana piernona y cachetona deliciosa. 

Y por el lado de mamá, quizá heredes esa mirada pícara, esa nariz de tulipán, o ese pelo precioso que tanto adora tu papi.

Mamá fue una niña preciosa, diga ella lo que diga (y no dejes que diga lo contrario porque lo fue), que no sólo se ha convertido en una mujer adorable, pero que realmente es muy guapa. Así que si te pareces a ella, sin duda alguna serás una pequeña muy graciosa.

Cuenta tu abuelito, el papi de tu mami, que de chiquita le decían “Lora vieja” porque no dejaba de hablar, y que cuando aprendió a llamar por teléfono, se convirtió en el terror de sus tías, porque una vez que le contestaban el teléfono, no había forma de hacerla callar por horas de horas.

Hija preciosa, si la elocuencia llega a ser hereditaria, te prometo escucharte y conversar contigo todo lo que quieras, porque la verdad es que no me quiero perder nunca una palabra tuya, aunque ya me puedo imaginar esas conversaciones! Felizmente podrás siempre llamar a cualquiera de tus abuelos o tíos y tías para que también te escuchen!

Por el lado de tus abuelos maternos, tu abuela puede aportarte grandes rulos y cabello rubio, así como ojos verde esmeralda (los de tu papá son verde “esperanza”), y por el lado de tu abuelo, quizá heredes también ojos marrones, y de pronto el ritmo salsero. Sin duda alguna heredarás mucha chispa y ya se encargará él de inculcarte un amor especial por los tamales de la Sebastiana, amor que sin duda alguna compartiré, pero sobre todo recibirás también muchísimo cariño y chochera, además de las enseñanzas que nunca dejarán de fluir. Serás pues hija, una niña muy aconsejada a lo largo de tu vida. Dejo abierto el capítulo sobre tus abuelos maternos para que sea mamá la que te cuente más sobre ellos, porque definitivamente tienes mucho que heredar por su lado también!

Como lo que se hereda no se hurta preciosa, ten por seguro que tengas la nariz que tengas, los ojos que tengas, y el sentido del humor que tengas, en esta gran familia siempre tendrás los ojos de alguien más, la nariz de alguien más, y el cabello de alguien más. Y eso está bien. Y eso no importa. Porque lo importante aquí, es que tu nariz, tus cachetes, tus ojos, y tooooda, tú, eres mía, mía, y sólo mía! Pero claro, te compartiré como debe ser con toda la familia. Vengas como vengas, serás la princesa más esperada del mundo, y amada desde antes de llegar.

Te adoro enana loca!

Papá.

Síndrome de Padre Inventor

Hola pequeño camarón con cola. Hoy quiero confesar algo, porque la verdad es que no tengo idea si es que cuando leas esto habré logrado algunas de las cosas que tengo en mente.

Responsabilizo de mis actos en parte a nuestra naturaleza paternal en general, producto quizá de la oxitocina (llamada hormona de la paternidad, y según algunos responsable de la personalidad amorosa y protectora) y en parte culpo a la infinita curiosidad de tu padre (a su vez incentivada y contagiada por tu abuelo). Finalmente culpo al genial grupo de amigos que tengo, cada uno talentoso en su arte y con una genial perspectiva del mundo, que siempre me permite descubrir nuevas formas de pensar, de emocionarme y de entender el mundo que me rodea.

Hecho el disclaimer de responsabilidades, confieso abiertamente que tu llegada a mi vida ha hecho renacer en tu padre la necesidad de crear cosas nuevas. La simple idea de que llegues a mi vida me ha envuelto en una psicótica búsqueda de maneras para mejorar el pequeño mundo al que llegarás. Así, ningún libro de cuentos es lo suficientemente bueno, ningún juguete es lo suficientemente divertido, ningún móvil enteramente creativo, ningún método para aprender música lo suficientemente didáctico… y así sucesivamente. Por lo que he decidido crear todo eso para ti. No sé si lo logre. No sé si mire lo que hice y resuelva en que la versión comercial adquirible en Amazon es mejor que la mía. Pero tengo que hacer el intento.

Sospecho que tarde o temprano la vida intentará agotar a papá y dejar que las cosas tomen su curso, pero creo también que tu llegada al mundo trae como pan bajo el brazo mucha energía, mucha inspiración y todas las ganas de hacer las cosas.

Así, me encuentro en un momento en el que quiero componerte canciones de cuna, donde siento que Barney es un tetelemeque, y que Miss Rossi no sabe de lo que está hablando, y que The Sweet Little Band (aunque toquen versiones de Pearl Jam y Pink Floyd para bebés) tiene la gran carencia de la voz de tu papá. Porque al final del día creo que lo que más quiero es que siempre tengas cerca mi voz. Sé que de lunes a viernes tendré que estar fuera, y que me verás por horas… de noche, casi como un sueño. Quiero dejar partes mías a tu lado todo el día.

Siento que ningún cuento infantil va a poder darte el compás moral que podrían darte las historias de papá. Y naturalmente en todo este proceso, todos mis sentimientos no son certezas racionales, es puro egoísmo emocional. Así quiero aprender a tocar piano contigo, quiero cantar contigo, quiero ser el que se pare a aplaudirte en tu primer recital de Ballet. Quiero que sepas que trabajo hoy para poder estar la mayor parte del tiempo contigo en los momentos importantes. Esa es la promesa que me he hecho a mi. Porque tú eres el regalo más grande que me da la vida.

Quiero estar en la mesa más cercana al escenario si es que alguna noche tocas en La Noche de Barranco con tu banda de adolescentes que sueñan ser estrellas de rock, y quiero que sepas de memoria la moraleja de algún cuento de papá, y que se la repitas a algún amigo, aunque él no entienda de dónde sacaste ese mamotreto de cuento.

Quiero que estés orgullosa de mi, porque quiero hacer de tu mundo un mundo mejor. He aprendido con el tiempo que quizá hacer cambios en el mundo es un objetivo demasiado ambicioso para mi, pero que quizá hacer de tu mundo y el de mamá, la mejor versión que pueda, puede ser la mayor contribución que le haga al mundo. Al mismo tiempo, quiero pedirte disculpas si no nos conformamos inicialmente con Miss Rossi, los teletubbys, la caperucita roja y demás, pero hay que hacer el intento.

Te amo pequeñita.

Papá.

Baby V

Hola enana. Anoche estuve viendo la panza de mamá, a quien cada vez dejas dormir menos y menos con tus contorsiones, y realmente me quedé sorprendido. Te mueves de una manera tan loca! La panza de mamá literalmente se estira y se deforma con cada giro, manotazo o patada que das. Sobra decir que si bien mamá empieza el día con mucha energía, termina completamente agotada, y no sé si estoy necesariamente de acuerdo con que hagas leña del árbol caído, y que al final del día y cuando se recuesta para dormir, decidas tener un ensayo extra de Polka en su panza.

En otras notas, mi princesa alienígena, navegando por internet buscando la lista de ropa necesaria para el recién nacido, ingresamos de puro caprichosos a la web de Ralph Lauren. No te emociones, petit-pan, que no compramos nada, la verdad es que preferimos invertir en tu educación que en tus enterizos, pero nos encontramos con una imagen que nos sirvió un montón a la hora de comprarte algo de ropa en otras marcas (Carter’s, Gerber, etc). Con esto no digo que no vayamos a comprarte nunca algo de Ralph Lauren, pero es muy probable que si lo hacemos, será cuando esa prenda te quede por más que 1 mes.

Sin embargo, puedo comentarte que papá ya compró tus primeros aretes. Créeme que estoy tan feliz de haberlo hecho, porque sé que te durarán toda la vida, y estoy seguro que serás una niña, adolescente y mujer muy feliz con este regalo. Sólo espero que nunca los pierdas, y que nunca olvides que papá te ama tantotototote!  Mamá estuvo muy contenta cuando los vió, y si bien es lógico que no te quedarán toda la vida, creo que podrás adaptarlos a otras cosas con el pasar de los años. ¿Sabías que mamá todavía usa la esclava que le regalaron en su bautizo? Espero que aprendas a cuidar tus cosas tanto como lo hace mamá.

Para ponerte al día sobre los esfuerzos de papá en este “entrenamiento físico para ser padre”, puedo decir que no he vuelto a fumar desde que te comenté que dejé de hacerlo. He reducido mi consumo de gaseosas paulatinamente, hasta ahora tomar gaseosa sólo el día domingo (día en que rompo la dieta para mantener mi salud mental), y que he bajado ya 7,5 kilos. Si seguimos así, tendrás la suerte de conocer a un papá muy saludable que nunca te dirá que está demasiado cansado como para jugar contigo.

El domingo que estaba haciendo compras en Wong encontramos a un papá con una hija de unos 16-17 años comprando piqueos y trago, que más parecían para ella que para él. Vane me comentó que algunos papás prefieren encargarse de esa clase de cosas para que las chicas adolescentes aprendan esas cosas en casa, y que no vayan a esconderse para beber en casa de sabe Dios quién, y tomando sabe Dios qué porquería! (Porque créeme hijita, los adolescentes chupan lo-que-sea). Pero fuera de eso, lo que me pareció súper paja es que el papá, que debía de tener sus 52 años no sólo se vestía increíble, pero estaba más fit que yo. Paradazo el tío. Ya pues hermosa, ese es nuestro norte. Allá vamos!

Sobre el título de este post, “Baby V”, es el nickname que tu tío Luis Cueto te puso sin querer queriendo en un comentario que hizo sobre una foto tuya en Instagram. Me pareció simplemente genial, y la verdad es que últimamente me he estado refiriendo a ti como Baby V. Me hace muchísima gracia, y lo cierto es que tanto tu cuarto como tu guardarropa van a hacer que seas una bebé con muchísima personalidad desde antes de nacer, por lo que la chapa de bebé famosa te va a quedar bien. Creo que tanto mamá como papá tenemos muy seguro que queremos ayudarte a encontrar una personalidad propia, y entendemos que llegará el momento en que querrás vestirte de princesa todos los días, y que pasarás por tu “fase rosa” donde hasta la luz de tu dormitorio tendrá el color de un chicle, pero tienes que entender (y tenernos paciencia) que tanto mami como papi te ven como un angelito. Y queremos que al menos mientras dure nuestra influencia sobre las decisiones de ropa como de decoración, ese sea el concepto. Porque, querida saltamontes, soy tu padre, y si yo digo que es así, pues así será. (No puedo creer que acabo de decir esooo!).

La abuela (mami de tu mami) está también súper afanada con este concepto y te mandó los dos regalitos que puedes ver aquí.

Este es un primer vestidito con un lacito color azul y de cuadritos de manga corta, para que puedas disfrutar el verano súper fresca y de paseo con papá y con mamá, y la abuela te compró también algo para que te abrigues por si es que corre algo de viento, regalo que describo a continuación:

Se trata de un Trenchcoat igualito al que tiene mamá, y que no sólo hará que parezcas la versión bebé de la inspectora Truquini, pero que también hará que te veas recontra apachurrable.

Dime tú si tus papás, tíos, abuelos y abuelas no están haciendo ya de ti una cosita maravillosa y adorable?

El día de ayer cuando compré tus aretes y mientras pagaba, la señora que me los vendía me decía que nunca había visto a un papá tan contento comprando los aretes de su hija. Y la verdad es que ha sido la única vez, con la excepción del día en que compré el anillo de compromiso de mamá, en la que entrego dinero sonriendo con tanta felicidad.

Nunca jamás me imaginé que tenerte en mi vida me iba a convertir en una persona tan feliz.

Te adoro por eso,

Papá.

 

 

 

 

 

Pequeña Valentina

Bebé preciosa… hoy día casi acaban con tu papá.

No puedo creer lo difícil que ha sido la mañana del día de hoy. Quise escribir sobre esto, pero inmediatamente pensé en olvidarme simplemente de lo ocurrido y no pensar más en lo feo del día. Luego leí lo que mamá escribió aquí, y pensé que de pronto comentarlo sería útil para algunas mamás y papás que primerizos como nosotros, pueden entrar fácilmente en pánico por algunas cosas.

Lo que pasó hoy día mi amor, es que salimos de casa antes de las 8am para llegar temprano a la cita con el doctor que haría tu ecografía 4D. Al llegar a la clínica, y luego de pagar lo que cuesta el procedimiento, nos dijeron al presentarnos a la cita que el transductor para el 4D del ecógrafo se había malogrado, que reemplazarlo costaba al menos US$ 40,000 (con la aclaración de “Uy, cuesta como un depa!) y que la última vez que se malogró se demoraron como 6 meses en reemplazarlo. Naturalmente gruñí por dentro pero me quedé callado. ¿Qué se le va a hacer? Solicitamos entonces que nos hagan una ecografía tradicional, porque la próxima semana tenemos un control con la ginecóloga y de todas maneras teníamos que llevarle alguna clase de avance tuyo, pequeña bebé. Luego de ir a caja, reclamar el reembolso del dinero de la primera ecografía 4D fallida, pagar por la ecografía tradicional, volver al área de Imágenes y solicitar que nos hagan la misma, nos dieron no sólo una noticia por demás inesperada, pero otra completamente terrorífica para nosotros.

“Aquí está su columna, sus piernas, aquí claramente sus testículos, su pene. Es un varoncito no?”

VARONCITO?

“Sí, y mire usted, tiene el cordón umbilical alrededor del cuello bien apretadito… 2 vueltas. Anote señorita, 2 vueltas cerradas del cordón en el cuello, no en la oreja o mentón, en el cuello. Monitoreo necesario para evaluar cesárea preventiva”.

“¿Quiere que le grabemos la ecografía en un DVD?”

Nunca antes he cruzado emocionalmente tanto la barrera de la felicidad a la consternación, a la incredulidad, terror y a la furia con tal velocidad. No dije nada, y saliendo de ahí tuvimos la suerte de conocer a una señorita que se nos acercó al escuchar a tu mami hablar por teléfono con tu abuela sobre lo que había pasado. Nos comentó sobre su vecino, un doc que era el profe de todos los docs que ven imágenes. Nos dió su teléfono, concertamos una cita inmediatamente. Tuve que contener mis emociones, tratar de poner una cara de palo para sacar a mamá de ahí sin hacer un escándalo y correr hacia el consultorio de este nuevo doc, maestro de las imágenes y ecografías. Fue muy difícil y mamá se comportó como una reina, no sabes lo valiente que es.

Al llegar al consultorio del nuevo doc, no sólo sonrió al conocer nuestro problema, pero nos confirmó al 100% y sin espacio a dudas que eres nuestra preciosa Valentina, que eres una nena preciosa, que todo está bien contigo. Del mismo modo, nos mostró que tu cordón umbilical estaba siendo elegantemente usado de chalina, y sin dar ninguna vuelta a tu cuellito. Estabas súper bien. Y si en caso estuviera alrededor de tu cuello, nos comentó que los bebés se enredan y desenredan a cada rato. Que en algunos casos dependiendo de la etapa de la gestación, hay signos que hay que vigilar cuando se evidencian cordones muy sujetos, pero que no era el caso.

Naturalmente mi cara cambió.

Y es que pequeña, no se trata sólo de los vestiditos y todas las cositas que ya hemos ido comprando. No se trata de la elección del color de la pared de tu cuarto, ni de los miles de zapatitos que vas acumulando. Se trata de todas las noches en las que te hablo, y que sueño con salir a pasear contigo, en que imagino que saltas a mis brazos a apachurrarme. Fue horrible sentir por siquiera un momento que eso no iba a pasar. Y si bien, antes de saber que serías una nena, jugábamos todavía con la idea de tener un varoncito, y no tendríamos ningún problema en tener uno, los meses de sueños, fantasías y planes tenían tu nombre. Fue horrible. Pero fue peor pensar que estabas en peligro. Que no estabas bien. Coño! Qué horrible no poder ayudarte! Cómo demonios soluciono ese problema! Cómo diablos hago que estés bien? No puedo poner a mamá de cabeza! Cómo ayudo a mamá. Miré a mamá, vi la misma desesperación en sus ojos.

Felizmente pasó todo. Y naturalmente, pasé nuevamente a la furia, queriendo ir a asesinar al doctor de la primera consulta. Y no puedo negar que todavía espero encontrármelo en algún momento, porque lo que nos hizo sentir hoy, por idiota, no se lo deseo a nadie.

Temores de padres primerizos sumados a la idiotez de un fulano que no hace bien su trabajo pueden causar mañanas muy complicadas.

Lo único importante aquí, es que otros papis puedan aprender de esta experiencia y no ceder al pánico que puedan representar las malas noticias. Que aprendan que buscar una segunda opinión puede ayudar en muchos casos, y que nada está escrito en piedra, particularmente si depende de la interpretación de un humano.

Y lo importante para nosotros, es que esta noche volveré a abrazar la panza de tu mami, y le daré más besos que nunca, porque pequeña, por un minuto te me escapaste y casi, casi no te vuelvo a recuperar.

Te amo, y estoy aprendiendo a descubrir lo terrorífico que puede ser este amor.

Papá.

 

Para mi bebé

Hola maravillosa! Anoche me metiste tal patada en el cachete que la panza de mamá se sacudió hasta la pared de al frente! Ya faltan 10 semanas y 6 días para cargarte por primera vez, y no podemos más con la emoción, así que este fin de semana largo aprovechamos para ir avanzando con algunas compras para recibirte lo mejor preparados posible.

Hemos tenido la gran suerte de tener mucha ayuda para decidir sobre las cosas que comprarte, y si bien no me cabe duda que cometeremos todavía una gran cantidad de errores, tampoco me cabe duda que serán cometidos con la mejor de las voluntades.

La verdad es que hoy por hoy estamos en una etapa en la que vivimos repletos de sugerencias de todo el mundo. Todos están tan emocionados por tu llegada que no pueden (ni tienen por qué) contener sus consejos, tips, datos o sugerencias. En algunos casos sí evitamos abrir los oídos a ciertas historias de ultratumba, porque así como se sugieren cosas, también se comparten los temores y miedos, pero por lo general estamos súper abiertos a todo lo que sea nueva información acerca de bebés, y cómo cuidarlos. Y como bien lo saben muchas mamis que leen este blog y comparten conmigo la aventura de esperarte, hemos necesitado mucha ayuda para armar una primera lista de compras.

Sin embargo, una amiga mía tuvo a bien compartir conmigo una cosa muy especial, que ahora quiero compartir con todas las mamis que nos leen. En primer lugar porque me pareció absolutamente genial tener un documento como el que me envió, y en 2ndo lugar porque siendo papi primerizo, quisiera recibir su opinión sobre los items aquí vertidos.

Así antes que nada tengo que agradecerle mil veces a mi querida amiga, porque compartió con nosotros su primera lista de compras, lista sobre la cual nos estamos basando. Así que paso a dejarle a las mamis y amigas unas imágenes de la lista, a ver si así te compramos más cositas de forma inteligente, te parece? 

Con esto espero que las mamis y tías amigas (porque tienes que entender que nuestras lectoras ya son prácticamente tus tías!) nos puedan ayudar a ver si nos falta algo, nos sobra alguna cosa, o si está todo OK. ¿Qué cosas deberíamos comprar nosotros, y cuáles deberíamos dejar para el baby shower?

Bebé preciosa, no sabes lo suertuda que eres de tener a tanta gente pendiente de tu llegada. El último mes más de 30 mil lectoras llegaron de una forma u otra a este blog, así que espero que prontito, puedas mandarles saludos tú misma.

Salgo del trabajo y voy corriendo a hablarle a la panza de tu mami, ya?

Te amo.

Papá.