¿Qué pasaría si…?

Te doy mi celular con la cámara de video encendida?

Sé que hay mamis y papis que nos han dicho que es terrible que tengas un celular cerca, pero jugando por un instante se me ocurrió ver si podía grabar lo que hacías con él si te lo daba con la cámara encendida. Naturalmente, terminó más de una vez en tu boca.

Te amo piringocha loca!

 

La bala Valentina

IMG_1607Hola princesa! Este sí que ha sido un fin de semana intenso para nosotros eh! Para empezar, cuando menos lo esperábamos, resulta que me doy una vuelta para recoger el celular mientras mamá te había dejado en el pack n play por un instante para tender la cama y con qué me encuentro? IMG_1611¿Dónde está Valentina? Acá está!!! Y bien parada!!! Casi nos caemos sentados cuando te vimos! Lo primero que pensé fue “Princesa, qué haces ahí parada a tus 8 meses? No seas coca cola! Aprende a gatear primero!”.

¿Para qué pensé eso?

Para que apenas nos pongamos a jugar te pongas a gatear de un momento a otro! El día sábado 18 – cumple de tu bisabuela – a tus 8 meses y 4 días empezaste a gatear. Eres una pequeña bala hija. ¿Tanto desarrollo en un fin de semana? Eres realmente sorprendente! Ahora y más que nunca empiezo a pensar que cuando me dices “Baba!” o gritas “Oaaa!” en serio estás diciéndome Papá, y diciéndome Hola! Porque creo que no debería sorprenderme en absoluto, mi pequeña bala. Desde ese momento hasta ahora, el gateo no ha parado. Sabes que a tus 8 meses ya sabes mover la manito para decir “Chau”?

Este fin de semana aprovechamos para saludar muy tempranito a tus abuelos, que ya están en Chile otra vez. Yo sé que a algunas personas les parece perjudicial tener una pantalla tan cerca, pero tranqui, fue por sólo un instante y tú lo disfrutas mucho. A veces pienso en cómo la tecnología nos acerca realmente. Me queda muy claro que entiendes lo que está pasando, porque te ríes con cada mueca de tu abuela, pero sobre todo me alegra mucho saber que tienes su voz siempre presente, así cuando vuelva en Agosto para apachurrarte nuevamente, no habrás sentido tanto su ausencia, aunque sé que ella sí te extraña mucho y se muere por apachurrarte. Es que verte en 13 pulgadas no es suficiente para nadie! IMG_1593Otra cosa. Como cada fin de semana, vamos al supermercado juntos. En realidad a veces parece que lo único que hacemos es ir al supermercado, quizás porque hacemos tan mal las compras que siempre terminamos regresando, o quizás porque sé que te encaaaanta ir a Wong?

Valentina en Wong

Y me parece completamente natural, porque obvio en primer lugar te encanta salir de casa, en 2ndo lugar te encanta que papá te lleve de paseo en el cochecito, y en tercer lugar, te encanta mirar las góndolas, tan llenas de colores! Lo que no entiendo, y me mata de risa, es la forma en la que disfrutas gritándole a todo el mundo! “GUAAAA!”

Valentina Gritando en WongBasta que una persona se acerque para decir “Pero qué linda niña!” para que le sueltes un “GUAAAA!” a todo pulmón que los hace correr espantados. Y claro, no ayuda que yo me mate de risa ni te tome fotos, porque encima sientes que es divertidísimo! (Y lo es!).

En el post pasado, una amable lectora – Claudia – nos comentó que había encontrado en Lima los protectores para mesas que andaba buscando. Y como quien no quiere la cosa, buscando un regalo para tu tía Jossy, mamá y yo encontramos los protectores!

IMG_1580

IMG_1586

IMG_1595

Genial, no? Personalmente probé metiéndome un par de cabezasos contra el borde y puedo certificar que es un borde a prueba de golpes. Aprovechamos y compramos de una vez los tapones para los enchufes (ahora que gateas se vuelven súper necesarios!) pero obviamente nos falta todavía mucho por hacer.

Ves pequeña, por qué ha sido tan intenso el fin de semana? Tú y tu gateo nos han revolucionado la vida nuevamente. Cuando uno cree que se acostumbra a ti, aprendes algo nuevo. Una nueva locura.

Parece que toda la vida nos la pasamos aprendiendo, no? Tú a ser bebé, yo a ser papá.

Te amo, pericota loca.

Papá.

Happy Mes-Day #8 y Feliz día de la Madre!

Valentina y Serendipity

 

Hola maravillosa! Hoy cumples exactamente 8 meses de vida! Eres un pequeño marshmellow lleno de arco iris, unicornios y ponies.

Me parece increíble que hayan pasado 8 meses. Te juro que mi percepción del tiempo ha cambiado mucho, la siento alterada. ¿Será que te he estado esperando tanto desde el primer instante en que supe que mamá estaba embarazada, que no siento 8 meses, pero siento que estás con nosotros casi un año y medio? Sea como sea, han pasado 8 preciosos meses a tu lado, teniendo el privilegio de verte crecer, de verte aprender y sobre todo de disfrutar de ser tu papá.

Valentina 8 mesesA tus 8 meses te encuentras en plena transición entre ser una bebé “pequeña” y una bebé “grande”. Eres ahora una bebé muy, muy activa que se pasa todo el día jugando, conversando y aprendiendo del mundo. Te pones en cuatro patas y empiezas a hacer ademanes de gateo, y aunque ya gateas en reversa, todavía te falta dominar el arte de trasladarte. No me cabe duda que en unas semanas ya estarás por toda la casa.

Desde que empezaste a comer nos dimos cuenta que tenías una predilección por los dulces: las compotas de manzana, de pera, tu platanito chancado, etc. Sin embargo poco a poco nos dimos cuenta que te gustaba mucho la verdura, y ahora resulta, pequeña tiburoncina, que tus dientecitos ya pueden destrozar sin problema una manzana o un pedazo de pan! Y te encantan! Valentina comiendo manzanas

Valentina comiendo panEs inevitable morirse de risa al verte comer. Verte disfrutar tanto de las texturas nuevas, de la forma curiosa en la que examinas todo lo que vas a mordisquear, y la sonrisa traviesa que pones cuando algo te gusta. Me parece increíble que los mayores aprendizajes de los últimos días hayan estado relacionados a la comida. Realmente nos has sorprendido pequeña, especialmente ahora, que a tus 8 meses ya sostienes tu biberón y tomas solita!

Valentina alimentándose solaAhora creo que nos faltan dos hitos importantes para los cuales ya nos estamos preparando:

1) Tu próximo gateo. ¿Qué hacer con el filo de vidrio de la mesa ratona de la sala? Estoy tratando de buscar ideas sobre cómo proteger los bordes del vidrio, porque la alternativa de sacarla de ahí no me parece que sea la más pedagógica. Tienes que aprender a no ponerte en peligro, y mientras lo haces, nosotros tenemos que minimizarlo. Pero no podemos evitar ese peligro en otras casas o afuera de nuestra sala, así que tenemos que asegurarnos que aprendas rápidamente a no acercarte a ciertas cosas.

2) Tus primeras palabras. Aunque Mamá y yo estamos un poco locos y creemos que ya nos dices “Agua”, “Papá” y “Hola”, sospecho que en realidad todavía son más “A-GU-A”, “BA-BA” y “O-UA” y menos palabras formales… pero a veces las dices con tanta certeza, y en el contexto preciso, que quizás, sólo quizás de verdad estés diciéndome Hola, de verdad me estás llamando Papá, o quizás me pides Agua? No lo sé. Sólo sé que con el tiempo tendré las cosas más claras.

Amor de mi vida, este domingo pasamos juntos tu primer día de la madre. Estuvimos con Mamá, le regalamos una tarjetota hecha por nosotros linda con tu foto en medio. Tarjeta hecha a manoLe preparamos un rico desayuno, le regalamos chocolates y otras cositas que la hicieron muy feliz. Almorzamos con tu mami, tu bisabuela, tu abuela Alice, tus tías y por la tarde fuimos a visitar a tu mamama, mi mamá. Creo que mamá pasó un lindo día rodeada de mucho amor, y creo que tus abuelos y abuelas pasaron un día genial apachurrándote y aprovechándose de tu ricura. Valentina y Serendipity

Valentina y mamamaPequeño champignon silvestre, te das cuenta de lo mucho que alegras a todos? Creo que cuando leas esto no tendrás idea de lo feliz que hiciste a tanta gente por tanto tiempo. Me imagino que no serás consciente de lo fácil que era para ti hacernos reír con una mueca, pero estoy seguro que en el fondo de tu corazón siempre tendrás la seguridad de ser una bebé amada por todos, y que eso hará que crezcas como una persona de bien, que distinga claramente el bien del mal, y que tenga tanto amor para dar, como el amor que recibe cada día.

Te amo pitufa. Felices 8 meses!

Papá.

 

 

 

 

 

Cuando me dices Adiós

IMG_1344Los lunes son días feos para mi. No porque sean lunes, o porque volver al trabajo me implique alguna clase de frustración laboral. No porque el stress de la planificación semanal me abrume, o porque simplemente me de flojera. Todo lo contrario, me encanta mi trabajo, una vez concentrado puedo pensar sólo en él por horas. Puedo dedicarle mi atención total y absoluta a un proyecto, y soy muy feliz cuando las ideas se hacen realidad. Me encanta mi chamba.

Mis lunes son feos por la misma razón por la que anhelo los viernes. No porque se termine una semana muy esforzada ni porque no pueda esperar para salir a divertirme con los amigos.

Mis viernes son mis favoritos porque al llegar a casa, puedo descansar sabiendo que el sábado, despertarás y jugaremos juntos todo el día. Porque sé que te encontraré dormida en la cama junto a mamá, y que puedo echarme a tu lado, sin que me sientas, acariciar la cabecita y los rulos que heredaste de mi y darte un beso despacito, para que no te despiertes.

Porque los sábados y domingos eres mía. Y nos divertimos tanto juntos! Mi corazón realmente se siente vivo a tu lado, somos cómplices de fin de semana. Y me la paso pegadito a ti y a mamá. Nos tiramos al suelo, aprendemos a gatear, comemos juntos, salimos al parque, o a visitar a alguien. Mi día termina a las 7 de la noche cuando caes rendida, y yo no puedo más. Y no hay nada mejor, ni cambiaría un minuto del día. Mi día empieza y termina contigo. Para ti.

Los lunes son pues, difíciles. Y me intriga pensar que todavía no comprendes que una semana está estructurada de cierta forma, y que no todos los días son iguales. Me mata despertar por la mañana, y verte sonreír y pensar que quizá crees que es sábado, cuando es martes o miércoles. ¿O será que te das cuenta?

Me entristece saber que no me verás hasta la mañana siguiente, pues de noche, ya estás dormida.

Hace unos días aprendiste a decir adiós. Levantas la manito con la palma abierta, y la sacudes al aire. Hasta te ríes! Y jugamos y nos decimos adiós. Y los sábados y domingos me parece un juego, hasta que me dices adiós los lunes. Porque sé que por 5 días, me verás 1 hora cada mañana. La semana pasada mamá y tú se despidieron de mi desde la puerta, y mientras me hacías adiós mamá dijo sin pensarlo “Hasta mañana papito!”. Las puertas del ascensor se cerraron y mi día se volvió gris. Sólo te vi una hora.

¿Cómo puede uno afrontar correctamente el tener que ir a trabajar cuando tiene tantas ganas de estar contigo? Ya tienes 7 meses y medio, y lo he venido haciendo sin problemas todo este tiempo. Pero estás creciendo tan rápido, y aprendiendo tanto, que cada día que pasa siento que me puedo estar perdiendo de algo.

IMG_1412Pero la vida es así. Y sé que trabajo por ti, y para ti. Y tengo mucha energía para hacerlo, porque las sonrisas que me regalas cada mañana las llevo conmigo todo el día. Y me permiten llegar al fin de semana listo para apachurrarte.

Ahora entiendo la necesidad tan imperativa de apachurrarnos siempre. Ahora entiendo que tú me das energía para salir adelante. Y entiendo que soy un poquito adicto a ti. Pero lo que se hereda no se hurta. día de la madre

 

Hija hermosa, pequeña pitufa bailarina, sé que ya aprendiste a decir adiós, y sé que es algo que te tuvimos que enseñar. Pero también me he dado cuenta, que nunca tuvimos que enseñarte a decir hola. Porque siempre que has abierto los ojos hemos estado ahí para ti. Así que me quedo con eso por esta semana. Abre los ojos cada mañana conmigo, princesa. Ciérralos cada noche con mamá. Pronto, cuando seas más grande, tendremos más tiempo por las noches. Por el momento me toca aprender de esta etapa.

Te amo. Y sigo odiando los lunes.

Papá.