Tus primeros pasos

“Es peligroso, Frodo, cruzar tu puerta. Pones tu pie en el camino, y si no cuidas tus pasos, nunca sabes a dónde te pueden llevar.” (Bilbo Baggins – El Señor de los anillos)

Valentina WayfarerHola pequeño gnomo. Mamá decidió bautizarte así porque ha decidido que ya no eres una bebé, y eres oficialmente una personita loca con tremenda personalidad, personalidad que evidentemente le recuerda al gnomo loco de alguna historia.

Te cuento que caminas! Desde mucho antes de cumplir el primer año te parabas con perfecta facilidad, hasta te agachabas para recoger algún juguete, y un mes antes de cumplir el año empezaste a dar pasitos con la confianza que te daba estar sostenida por las manos de papá o de mamá. Días antes de tu cumple empezaste a caminar agarrándote del borde de los muebles, pero nunca, nunca lo hiciste sola.

Valentina de pie

A dos semanas de tu 1er cumpleaños, mientras nos despedíamos de tu mamama (mi mamá) durante su último fin de semana antes de regresar a Chile, te soltaste y corriste como loca hacia mis brazos! Ha sido de lejos el mejor regalo para mi, para mamá y para tu mamama, que viajó con el corazón lleno de alegría, esperando ahora verte correr hacia ella en Navidad.

Mi amor, no sabes lo divertida que eres! Una vez que te soltaste en casa, te estamos viendo corretear cada vez más, y cada vez con mayor confianza. Aunque no dejas de acelerar para saltar y tirarte encima de nosotros. Lo cual nos mata de risa, pero también me encanta porque quiere decir que sabes que los brazos de papá son tu lugar seguro. ¡Precioso por partida doble!

Pequeña princesa! Ha empezado un nuevo capítulo en tu vida, y como dice el buen Bilbo, ten cuidado con tus pies, que caminando harás el camino de tu vida. Ten siempre la seguridad de poner fuerte un pie delante del otro, que por mi lado, yo me encargaré de guiar tus pasos hasta que tú puedas ayudarme a mi con los míos.

Te amo!

Papá