Mi pequeño Sebastian

Hola pequeño. ¿Cómo estás? Quizás ya no seas tan pequeño cuando leas esto. Quizás tu hermana mayor te lo lea en voz alta. La verdad, no lo sé.

Llevo ya casi 4 años escribiéndole cartas a tu hermana, desde antes de que nazca, contándole todo lo que pasa en nuestras vidas (o casi todo lo que creo que vale la pena contar) y tú, mi precioso hijo, no podrías ser una excepción. Eres más bien la inyección de energía que me da la vida para seguir haciéndolo.

Hoy en día estás en la panza de Mami. Estás hecho un loquillo ahí, pateas, das giros y vueltas, duermes y hasta te hemos visto con hipo en la última ecografía. Hoy día tienes 24 semanas en la panza de mami y 21 semanas en nuestros sueños. Lamento que en esta foto no salga tu precioso rostro, el cual conoceremos pronto en una ecografía 4D, y que pues… salga otra cosa. Ecografía Sebastian

Como en el caso de tu hermana mayor, sabíamos que te llamarías Sebastian. De hecho, en el fondo siempre supimos que llegarías a completar nuestra pequeña familia, lo único que quedaba era esperar a tu llegada, y finalmente hace 21 semanas supimos que estábamos esperando un 2ndo bebé, y hace pocas semanas confirmamos que serías hombre.

Mi chiquito loco, estamos locos de amor por ti, y llegarás a esta familia loca como un regalo del cielo, porque te hemos esperado por un buen tiempo ya. Pero esta familia que te va a recibir no es una familia normal, y de esto tengo que advertirte desde ya. Nada de que a mi nadie me avisó, etc. Estás notificado!

Los tres

En primer lugar tienes a mamá. Mamá es una mujer maravillosa por tantas razones, que no podría empezar a describirla. Es la persona más buena, leal, honesta y amorosa que conozco. Todavía no te ha visto el rostro y ya te ama con locura! Ella nos mantiene juntos, es la goma que nos pega, el centro de nuestra familia, nuestra fuerza de gravedad. Ella representa todo lo que yo amo de nosotros, y la razón por la que luchamos tanto para estar juntos siempre. Ella es mi hogar, y coincidentemente, es por ahora también el tuyo. Ella me completa. Me complementa. Me potencia. Ella es mis retos, y mis victorias. Es mi premio mayor y mi premio consuelo. Mi amuleto de buena suerte.

Creo que te va a caer bastante bien. Es chévere.

Por otro lado tienes a la loca de tu hermana. Ahí sí, ten cuidado. Le falta un tornillo. Está loca de remate, ama el rosado, las panties, y sus zapatos de Jessica Butrich.

Es increíblemente inteligente y más talentosa de lo que me podría imaginar. Realmente es un placer verla crecer. Pero me temo que vas a tener que sobrevivir a sus intentos de vestirte como a ella le da la gana, y probablemente serás víctima de sus intentos de dominarte con ese carácter fuerte que tiene. Esos rulos no vienen gratis, es un torbellino de la cabeza a los pies.Valentina hermana mayor

Sin embargo creo que te beneficiarás mucho de ella durante la adolescencia. En una palabra: Amigas. ¿Sabes lo chévere que será que las amigas de tu hermana vengan a casa? Vas a poder torturarlas, vengarte de cada cosa y aprender de ellas. Eso sí, jugarán contigo. Pero eso está bien: Cuando seas más grande tendrás insights profundos sobre la psicología femenina que pocos hombres tienen, lo cual es una enorme ventaja en nuestro género. Porque créeme, las chicas… nos llevan dos pasos de ventaja siempre. (Pero no le digas a nadie que lo admití.)

Finalmente estoy yo, tu padre. Tu maestro Jedi. Tu mejor amigo y compañero de batallas. Tu father-brother. No puedo decir mucho de mi, pero puedo corroborar lo que dice Valentina para describirme: “Un poco loco, un poco genio”. Suena bastante acertado, según yo. Jose Muck

En esta familia nuestra donde hay actualmente 2 chicas versus 1 chico, llegas para equilibrar un balance que he manejado con sumo cuidado. Nuestra familia habrá alcanzado una armonía en número par y equidad en género. Porque 2 contra uno no era nada fácil.

Mentira, sólo bromeo. La verdad es que nunca ha habido un versus en casa. Exceptuando las veces en las que hacemos guerras de cosquillas (en las que mamá siempre pierde porque no-las-so-por-ta). Somos un equipo, y ahora tenemos un nuevo y pequeño jugador. El gran Sebastian Muck. Mi vikingo. Mi chanchi-volador. Mi padawan.

Ay chiqui… ¡Qué raro es este sentimiento! Estoy tan ilusionado con verte, que hasta te extraño. Es un sentimiento bien difícil de entender. Como si estuvieras de viaje y fueras a regresar. No te espero con ansias, te extraño. Quiero que llegues pronto! Quiero abrazarte, jugar contigo, tener una mesa llena de locos, cocinar con tu hermana, colmar la paciencia de tu madre… quiero hacer travesuras contigo, cubrir las tuyas, y limpiar tus desastres. Ya te quiero con nosotros en casa, y quiero conocerte. Verte la cara, reconocerme en tus ojos. Besarte la frente.

¿Cómo irá a ser, no? Todavía no tenemos respuesta a todas las preguntas que tenemos. De hecho este embarazo nos agarra con mucha más experiencia y sin los temores que tuvimos en el primero. Se puede decir que tenemos cancha. Pero todavía no tenemos idea de cómo irá a ser esta nueva dinámica… Sólo quiero que sepas que pase lo que pase, y hagamos lo que hagamos, siempre daremos lo mejor de nosotros. Porque eso es lo que hacemos en nuestra familia. Damos el 110% y luego vemos como salen las cosas. Porque así, siempre estaremos en paz con nosotros mismos.

Te quiero, pequeño loco. Y ya te quiero conocer, pero tómate tu tiempo, termina de crecer. Nos vemos en Marzo, ok? Trata de no adelantarte, que todavía tengo que pensar en cómo haremos tu cuarto!

Te adoro.

Papá.

Cumpliste tres, cumplimos 3

Chiqui, este año cumpliste 3 añitos. No calculas lo importante que fue tu cumple para mi. Valentina sopla su vela de cumpleaños

3 años de estar juntos. 3 años de verte crecer, cambiar, convertirte en una niña perspicaz, traviesa y preciosa. Adorar cada segundo de esos 3 años sería simplificar lo que siento, porque ser tu papá, más que encantarme, me define.

Tu cumple estuvo hermoso. No podía ser de otra forma, con toda la entrega que Mami le puso este año. Yo, que me confieso un controlador total en lo que a planificación de eventos se refiere, tuve una labor de apoyo y soporte en esta ocasión, en la que no pude tomar vacaciones como en años anteriores para planificar tu santo. Sin embargo, claro que puse mi grano de arena, eh!

Para empezar, tuviste 3 celebraciones. No te acostumbres a esto Chiqui! Es más un tema de desorganización familiar que de celebración en sí, pero no puedo decirte que no gozaste como loca. Tuviste una celebración en casa con tus amiguitas y abuelos unos días antes, una en el kinder el mismo día de tu santo, y una en casa de tu mamama Zoila unos días después. Además te volvieron a cantar Happy Birthday en casa de Luzma. Así que celebrada hasta los 18 años creo yo.

¿Qué recibiste por tu cumple? Pues bueno, a pesar de tener varias celebraciones pequeñas de cumpleaños, decidimos hacerte un único regalo. Algo que venías pidiendo hacía un tiempo: Una bici “con pedales”!

Y lo pongo entre comillas, porque desde que empezaste a caminar tuviste una pequeña bici strider sin pedales, para desplazarte empujándote con los pies sobre el piso. Pero cada vez que salíamos al parque o a caminar te quedabas mirando a los demás chicos que pasaban a la velocidad del rayo a nuestro lado, con sus bicis a pedales. Así que este año tuviste tu primera bici hecha y derecha. Y más feliz, imposible!

bici de cumpleaños

Como te decía, tu cumple caía un día lunes, así que el sábado previo, tuviste un lonchecito de princesas al que asistieron tus amigas del cole, todas con sus vestidos, así como Elsa y Anna de Frozen y Ariel y Rapunzel. Tu mesa de cumpleaños estuvo hermosa, tuviste una torta de chocolate maravillosa y todo estuvo repleto de flores (amas las flores!).

Mesa de cumpleañosMesa en procesobocaditosmesa de cumpleañosmesa de cumpleaños

Mami y tu tía Rosalba trabajaron tanto en la mesa que parecía de ensueño. Tus otras tías y tu mamama Zoila ayudaron a poner todo en su sitio el mismo sábado, y tú no podías más con lo lindo que estaba todo. Mami trabajó duramente, incluso con su muñeca lastimada, y lo hizo todo con una gigantesca sonrisa en el rostro.

Vane poniendo mesa

Yo por mi lado no dejé atrás nuestra tradicional limonada rosada. Me encanta que tengamos nuestras tradiciones, que cada año sepamos que tenemos una tarea especial y que construyamos estas cosas juntos. Este es el 3er año, y el 3er año que yo me encargo de esto.

dispensadores de limonada rosada

Mi pequeña terrible, estabas tan hermosa el día de tu cumple! A pesar de haber pedido por meses tener un cumple de princesas, llegado el día decidiste que querías recibir a todas tus amigas vestida de súper heroína! Me hizo tanta gracia, y por más que quisimos convencerte de lo contrario, tú y tu enorme personalidad decidieron ponerse el antifaz y la capa y recibir a todos así.

Valentina hermosa Valentina súper heroina

Mi pequeña loca y su tremendo carácter… Sin embargo llegaron Ariel y Rapunzel, y corriste a enfundarte en tu disfraz de Elsa. ¿Quién lo diría? Al parecer las princesas son los Beatles de hoy en día. Valentina y su vestido de Elsa Valentina y Ariel Valentina y Ariel 2 Pequeñas princesas Valentina y Ariel Valentina y Ariel Abuelos

Cantaste, las abrazaste, saltaste, corriste y jugaste. Te sentaste con ellas a pintar, a leer cuentos y a comer sandwiches haciendo picnic en la sala. Pasaste junto a tus amigas, una tarde linda hecha solo para las chicas. Fue súper divertido ver los rostros de todas iluminarse con las princesas. Sin duda alguna es la magia de la niñez, de la inocencia pura. Esta misma magia es la que se reflejaba en los rostros de los papás, de los abuelos. Es imposible no ver a una niña feliz y no volver a creer en la magia, en que el amor hace que el mundo se mueva y que todo es posible.

Valentina y Elsa Valentina cantando Valentina y Elsa Valentina y Elsa

Incluso ver a tu mami tan feliz, cantando a voz en cuello contigo… Para mi, totalmente increíble. ¿Sabes que ustedes son mi felicidad? Mamá feliz

El lunes siguiente a tu lonchecito de princesas celebramos tu verdadero cumple: 14 de setiembre. Los lunes, como ya has aprendido (a la fecha, me preguntas: “Ya es lunes?” para responder con un “Ay…” cuando respondo afirmativamente) son muchas veces complicados especialmente si de celebraciones se trata. Sin embargo respetamos nuevamente nuestra tradición, y el domingo después de limpiar toooodo lo que representó tu lonche el día anterior, nos pusimos a hornear tu torta de cumpleaños. Porque esa es otra de nuestras tradiciones, sabías? Tu papá no va a dejar de hornearte nunca tu torta de cumpleaños. No importa lo mucho que tengamos que limpiar, lo cansados que estemos. Es un regalo para mi, tener la oportunidad de prepararte algo que disfrutarás sólo el día de tu santo, que compartirás con tus amigos, que se preparó con el corazón desde la compra de los ingredientes hasta sacarse del horno. Hasta te diría que sí, en este caso, el amor es sin duda alguna el ingrediente más importante.

Pero como se trata del kinder, y una dosis masiva de chocolate no es ideal para los niños en horario de clases, este año hicimos un keke de zanahoria riquísimo con nueces y frosting. Tenía un poco de miedo que a alguno de los chicos no les guste (no hay peor crítico gastronómico que un niño) pero fue un éxito total! No solo les encantó, pero repitieron hasta terminarse el kuchen.

torta de cumpleaños en el kinder

Para el día de tu cumple, recibiste una corona preciosa en el Kinder, y tanto mami como Papi fueron a contarle a todos tus amiguitos todo lo que había pasado antes de que llegues a este mundo, y en estos tres hermosos años. Les contamos sobre cómo nos conocimos y nos casamos, cómo estuviste dentro de la panza de mami por 9 meses, y todo lo que hemos venido viviendo año a año. Estuvo súper lindo, y finalmente recibiste algunos regalos de tus amigos. Es tan precioso para un papá ver a su hija tan feliz, y ese día creo que el regalo más grande nos lo llevamos nosotros.

cumpleaños en el kinder
cumpleaños en el kinder

Sin embargo queríamos darles una sorpresita a todos tus amigos, tanto ese día como el día de tu lonche de princesas, así que mami había preparado unas plantitas especiales para cada uno de los chicos. Estaban hermosas! Y es que este año decidimos no regalar más dulces, y más bien ser un poco más traviesos. Estábamos seguros que los papis de tus amiguitos iban a estar felices de que consuman un poco menos de azúcar.

sorpresitas

Lindas, no?

El sábado siguiente celebramos en casa de tu mamama y Opa con tu familia por lado paterno (suena tan protocolar eso!). Pero eso, lonche de cumple en casa de mis papás. Jugaste con Bilbo, abriste más regalos con tus primos por todos lados y te cantaron Happy Birthday, las mañanitas, cumpleaños feliz y poco más y te cantaban la Malagueña.

cumpleaños en familia abriendo regalos en familia Cantándole happy birthday en familia

Ay mi chiqui! Eres tan afortunada! Eres una niña con mucha suerte, que ha nacido fruto del amor de dos papás que te deseaban con toda el alma. Ya te he contado más de una vez que tenías una habitación en nuestra casa incluso antes de concebirte. Que muchas veces nos sorprendíamos diciendo “Busca en el cuarto de Valentina!” cuando buscábamos algo, meses antes de siquiera saber que mamá estaba embarazada. Porque te soñábamos.

Tanto amor hacia ti, tanta suerte, tanto trabajo de tus padres y de toda tu familia alrededor tuyo es sin duda alguna una bendición. Y esas bendiciones deben llevarse con mucha responsabilidad. Porque saberse afortunado, es entender que hay muchos que no tienen la misma suerte. Saberse amado, es entender lo que es la ausencia de amor.

Yo sé que ya te había contado sobre esto antes, pero quería aprovechar para dejarte el video de lo que hicimos también días antes de tu cumple. Porque es importante entender que para recibir, hay que saber primero dar.

Mi pequeña maravilla, mi gatita hermosa, sé que esta carta te ha encontrado algunas semanas tarde. Debí escribirla hace meses incluso! He guardado las fotografías en carpetas en mi computadora hace semanas, y he empezado esta carta más veces de las que quisiera admitir. Pero el tiempo se me ha estado escapando de las manos, y este año me ha costado más que nunca encontrar la mejor forma de gestionarlo. Rezo a Dios que el próximo año sea uno más tranquilo para mi.

Sin embargo quiero que sepas, y de hecho estoy seguro que lo sabes pero quiero ponerlo por escrito, que aunque a veces exista un periodo de tiempo entre carta y carta, tú y yo no le perdonamos ni un segundo libre al día. Somos inseparables. Nos exprimimos al máximo los fines de semana, y nos agotamos mutuamente desde el amanecer hasta el anochecer. Y eso, me encanta.

Tengo tanto que contarte que una carta cumpleañera no basta. Así que tenme algo de paciencia, que pronto llegará una nueva carta. Lo prometo.

Papá.