Princesas y Rockstars

IMG_0174

Hola bella, ¿cómo estás?

Estuve revisando las fotos de mi celular y encontré esta que es tan tú, en la que se ve todo lo genial que eres y que me ha dejado sonriendo mientras la miro, y también filosofando un poco al respecto.

¿Sabes? Creo que no quiero que seas una princesa.

No, no lo creo. Lo sé.

Y yo sé que hoy, en este momento, te encaaaanta sentirte princesa. Hoy te disfrazaste de Elsa de Frozen para estar en casa, y eso me divierte sobremanera. Pero no. No quiero que seas una princesa. Quiero que seas una Rockstar.

Te explico. Las princesas, nacen princesas. Y eso está muy bien! Qué lindo por las princesas! Nacen princesas, crecen princesas, e incluso pueden llegar a convertirse en reinas. Puedes creerlo? Ahora, todo esto es parte de un sistema arcaico de gobierno denominado Monarquía que ahora cumple diversas funciones más allá de gobernar, pero que al fin y al cabo, ni existe en Perú.

Pero tú, no naciste princesa, mi amor. Naciste en un hogar lindo lleno de amor. Pero no naciste princesa. Naciste en el Perú, naciste en Lima, naciste de padres plebeyos, hijos del pueblo, y no reyes o reinas, y eso mi vida, está bien, es lo normal.

Pero yo sé que tú no eres normal. Yo sé que eres extraordinaria. Sé que eres genial, siento en mi corazón un golpeteo feroz cada vez que te escucho cantar, que te veo bailar, que te escucho hablar. Y por eso creo que si bien jamás podrás ser una princesa -y repito, eso está bien- podrás ser siempre una Rockstar.

Y no me refiero a una Rockstar musical. Eso también estaría genial. Me refiero en el sentido metafórico.

Porque un Rockstar se hace. Un Rockstar es la suma del talento, del drive, empuje, pasión, oportunidad y suerte también (¿por qué no decirlo?. Un Rockstar no nace, mi amor, un Rockstar se hace.

Un Rockstar kicks ass. Un Rockstar crea, es querido, no se detiene. Un Rockstar tiene 40 años de carrera y sigue sacudiendo las caderas en el escenario. Un Rockstar es un Rockstar todo el tiempo porque todo el tiempo debe serlo para seguir rockeando. Un Rockstar suda en el escenario.

Una princesa, vive lo que es. Un Rockstar vive lo que hace. Una princesa es un sueño, un Rockstar se hace realidad.

Chiqui, pequeña mariposa loca. Y si te conviertes en una Rockstar? Te prometo que igual, siempre podrás seguir usando una corona.

Te amo.

Papá.

 

 

 

 

Primer día de clases

img_9984

Chiqui! El miércoles pasado fue tu primer día de clases en el “colegio grande”. Ya dejaste tu nido chiquitito para pasar al Kinder del colegio que será tu cole para toda la vida (salvo que la vida nos depare alguna sorpresa). Qué increíble cómo pasa el tiempo, no?! Recuerdo que hace poco escribía algunas líneas sobre tu primer día de nido, y sobre cómo el corazón se me estrujaba durante los primeros días en los que dejarte era un drama para ambos, especialmente para ti, ya que lloraste bastante los primeros días. Y sin embargo, con el pasar de un par de semanas, el nido se volvió parte de ti. Y con el pasar de los años, tu nido fue una parte integral de tu vida.

El miércoles fuiste por primera vez a tu colegio grande, y aunque estuviste mal de la pancita y no pudiste ir ni el jueves ni el viernes, sé que lo pasaste genial. Entraste a tu salón sin ningún problema, te reencontraste con algunas amigas del nido que también van a tu salón y empezaste a jugar. Y eso es lo único que le pido yo a la vida para ti por el momento. Que seas feliz, que tengas amigos y amigas y que puedas jugar con libertad, aprendiendo de la vida a través del juego. Porque créeme chiqui, el juego se va haciendo cada vez más difícil, tanto así que cuando eres grande a veces ya ni parece juego, jaja.

img_0022

Te queremos con el alma pequeña mariposa, estás creciendo y es inevitable notarlo. Estamos orgullosos de ti, y sabemos que si bien este es solo el principio de un largo camino, el tiempo nos hará mirar atrás pronto y sentir que se pasó volando. Así que disfrútalo, juega, diviértete, crece, aprende! Nosotros estaremos a tu lado siempre.

Te amo.

Papá.