Sintiéndote en mi corazón

Mi pequeño campeón. Llegaste hace tan poco a mi vida, tan solo 12 días, y tanto ha cambiado en nosotros. Desde el nacimiento de tu hermana, aprendí que uno experimenta un cambio radical entre vivir el embarazo y la llegada del nacimiento, entre estar enamorado de una ilusión y un sueño incubado en la panza de mamá, y estar enamorado de los ojos, la nariz, la boquita, las manos, los pies de una personita que cabe entre tus brazos.

Y así, aprendí que también cambia el tamaño de tu corazón. Si bien ante la idea de tu llegada el mío se encontraba ya lleno de amor por ti, por tu hermana, por tu mamá, te puedo confesar que hasta verte frente a mi, llorando y anunciándole al mundo con tus potentes pulmones tu llegada inequívoca, mi corazón no había sentido la enorme realidad de amarte como lo hago hoy.

Nacimiento SebastianComo si el pecho fuera demasiado pequeño para contenerlo. Como si hubiera explotado en tamaño.
Dicen los que saben, que el corazón nunca se divide, pero se multiplica. Y cuánta razón tienen! Cada vez que te veía abrir los ojazos, un latido en mi corazón expandía sus cámaras al doble de su tamaño. ¿Sabes algo? Al mirarte, confirmé nuevamente que es posible y natural llorar un poco de alegría. 

El amor, por ti nació hace más de 9 meses, con una pequeña y a su vez enorme noticia: Que estás en camino, que estás en la panza de mamá, y que en 9 meses estarás con nosotros. Este amor crece y crece en cuanto uno alimenta la ilusión de tenerte entre sus brazos. Crece cuando soñamos tu nombre, crece cuando buscamos tu ropa, ordenamos tus cositas, armamos tu cuna. Para mamá, este amor se vuelve más real con el crecimiento de la pancita, con las fotos de perfil, los pequeños dolores de espalda y el cansancio de la tarde.

Y para papá, se empieza a volver más real con las pataditas, los giros, las volteretas… con hablarle a la pancita para ver si se mueve, con poner la mejilla sobre ella para ver si una patada termina en nuestro rostro o si al escuchar nuestra voz se “activa” al reconocernos. Lo único malo es que esto empieza mucho más tarde que para mamá, porque para que papá te sienta tenías que ser ya bastante grande.

Es divertido, por unos meses mamá me decía: “Lo sentiste?” Y yo no podía más que sentirte en mi corazón, porque veía los ojos de mamá bien abiertos y llenos de amor, y no podía más que negar con mi rostro sonriente, mientras compartía la sorpresa de mamá, secretamente envidiando poder sentirte…

Pero ya estás aquí, pequeño. En mis brazos. En mis ojos, grabado en mi retina, llevándote conmigo a donde vaya. Tu imagen y la de tu hermana, juntos, juntitos, en mi corazón.

Valentina y SebastianSin embargo no puedo dejar de sentir un poco de pica cuando me avisaron que la faja de Huggies para papás, (una faja especial que permite a los papás sentir las patadas de sus bebés en su propia panza) llegaba a Lima en Mayo, y que ya no pude sentirte como te sentía mamá, jeje. Lo bueno es que 25 papis van a poder hacerlo si se registran en http://www.papasembarazados.pe, así que eso es bueno.

Hoy ya llevas una semana y un día en casa. Y te debo confesar, no ha sido fácil. Tampoco ha sido difícil: Ha sido trabajoso. Ha sido duro re-encontrarse con este trabajo de paternidad y maternidad de los primeros días, con el horario tan demandante. Lo bueno, es que ya tenemos una idea bastante clara de lo que se debe hacer. Identificamos cada llantito con cólico, chanchito, pañal, sueño de una manera casi automática, y no nos preguntamos aterrados “¿qué será esta vez?” como en el caso de tu hermana. Así que sí, tienes la suerte de tener un par de padres ya “expertos” en estas lides. Pero no deja de ser agotador. Especialmente para mamá, que tengo que decir, es la mujer más trome que existe en el mundo. Lo dejo por escrito y lo firmo. 🙂

Vane y Sebastian

Mi pequeño gatito, mi pequeño zapallito loche, mi príncipe azul, ya estás en mis brazos, en mi vida, en mi corazón, en mis días (y oh sí! En mis noches!) pero sobre todo en mi vida. Mi vida ha pasado por tanto en tan poco tiempo, hace que uno sienta que el tiempo realmente vuela. Convivencia, matrimonio, Valentina y ahora tú. Mi vida que hace menos de una década estaba dedicada a uno, ahora está dedicada a 4. Por eso es que el corazón se multiplica. Por eso es que me siento solo si no los abrazo, por eso que estar completo es estar con ustedes.

Ay mis chicocos locos. Ustedes me definen. Quizás algún día yo defina un poco de lo que serán ustedes en el futuro.

Los amo, hijos. Y a ti, pequeño “recién llegado”, te adoro. Es un gusto conocerte.

Papá.

Sebastian en casa

 

Babyshower Sebastian

Hola enano loco. Hoy es tu babyshower. Algo pequeño, familiar, íntimo. Un día que nos acerca más a tu llegada y que me llena de alegría, entusiasmo, y muchísimos nervios.

Ayer mamá tuvo consulta con el Dr y tuvimos la noticia de que pesas 3 kilos ya. Faltan en teoría 4 semanas para tu llegada y ya estás bien grandote. Aquí una foto tuya envuelto en el cuerpo de mamá.

Serendipity Panza

Estoy muy nervioso porque tu inminente llegada se ha convertido en el subtexto de todo lo que hacemos, y como todo parto, no tiene una fecha exacta. Así que los nervios se me van poniendo de punta, y me van acompañando en el stress diario. Miro el teléfono todo el día, pienso en los detalles de un parto adelantado, me angustio ante la idea de un viaje al extranjero, etc. En fin, ando hecho un ocho, y creo que no he tenido la oportunidad de compartir esta sensación con nadie, quizás ni con mamá a estas alturas. Las ganas de no compartir con ella cierta ansiedad es porque ella en este momento también carga con las suyas, con todas las actividades programadas por el lanzamiento de su primer libro, y todo lo que eso conlleva. Pero no te preocupes. Ella está bien. O al menos eso creo. La veo feliz, y yo estoy muy feliz y orgulloso de ella. Sacar su primer libro ha sido un sueño que ella ha hecho realidad a punta de empuje, fuerza y energía. Energía que no sé de dónde ha sacado, y en parte ese es uno de los milagros que me enamora siempre de ella. Su capacidad de hacer cosas, de empujarse, de encontrar la manera, incluso cuando yo ya estoy agotado.

Serendipity libroY lo ha logrado. Sacó su primer libro antes de que nazcas tú, y eso es una hazaña en si misma. Porque ha corrido contra el reloj que representa tu nacimiento, para tener la plena seguridad de dedicarle toda su atención a sus dos hijos al momento de tu llegada. De poder estar ahí para todo lo que necesites, y de tener la atención de Valentina todo el tiempo que ella lo requiere, pues será para tu hermana también un momento especial, decisivo y donde tenemos que actuar de la mejor forma para que nuestra pequeña familia encuentre su nueva dinámica rápidamente.

Hoy es tu Babyshower y el app que llevo en el celular dice que llegas en 3 semanas y 3 días, y cada día es uno menos en esta cuenta regresiva inevitable, y a diferencia del parto de Valentina, todavía no me siento listo.

Creo que no he tenido el tiempo para procesar todo lo que tengo que hacer. Tengo un caos en la cabeza, estoy sobrecargado de emociones y me trato de dejar llevar por la experiencia, calmándome a mi mismo diciéndome “Ya lo hiciste una vez y lo hiciste bien, esta vez será más fácil” pero al mismo tiempo tengo la impresión de que me estoy mintiendo. Quiero darte toda mi atención, todo mi cariño, quiero estar ahí para ti, quiero entregarme como lo hice con Valentina, y me preocupa sentir que los días están pasando y no he podido terminar el maletín para la clínica. Que no he instalado todavía la cuna. Que no he tomado todas las decisiones que tengo pendientes tomar. Y dejarme llevar me está estresando más de la cuenta.

Pero bueno. Hoy es jueves. En la noche iré a tu babyshower, y estoy seguro que me ocurrirá lo mismo que me pasó hace dos días. Vi esta foto, y morí automáticamente de amor. Y supe que todo estaría bien. Medias Sebastian

Creo que tu babyshower será igual para mi hoy. Creo que rodearme de ti, antes de que estés aquí me va a cargar de toda la energía que necesito para hacer todo lo que me queda por hacer en estas tres semanas. Quiero creer que esperarás a que esté listo para llegar.

Y si no lo estoy, pues no importa. Lo estaré de todas maneras. Porque no me mal entiendas. Estoy listo para ti, para adorarte, para ser tu papá. Es sólo la logística de la llegada la que me tiene mareado. Pero para ti, pequeño loco, mi corazón ya está preparado.

Te amo, pequeño gigante.

Papá.

Come on dream on, dream baby, dream.

Como dice tu tío Bruce Springsteen, Yeah I just wanna see you smile. Y no quiero que dejes de soñar nunca, pequeña. Nunca jamás. Porque si alguien es prueba viviente de que sus sueños se hacen realidad, ese soy yo. Te soñé, y aquí estás.

Estos días han sido una locura. Este año ha sido una locura en general. No sé ni cómo, pero el 2014 ha sido un año de muchos cambios. De mucho empuje laboral, de muchos proyectos personales, de mucha energía. Un año en el que he eliminado 2 tarjetas de crédito, he perdido 20 kilos, escrito un libro, y tú has crecido, crecido y crecido sin parar acompañándome en cada uno de los pasos que doy.

Cuando uno tiene tiempo para detenerse y mirar hacia atrás, y como yo, sorprenderse de lo que está pasando, hace falta tomarse un minuto para agradecer su suerte, agradecer a la vida, a los amores, a los amigos. Yo no podría estar más agradecido por toda la atención que un pequeño libro ha podido tener, y sólo puedo esperar que la atención sea merecida, y que el libro que con tanto cariño escribimos juntos sea útil en manos de quienes lo necesiten. José Muck Yo también cambio pañales revista Viu José Muck Yo también cambio pañales diario correo Yo también cambio pañales Jose Muck y Augusto Álvarez Rodrich Yo también cambio pañales Yo también cambio pañales La República José Muck José Muck Yo también cambio pañales Asia Sur José Muck yo también cambio pañales revista Somos El Comercio

Mi instagram se llenó de fotos de amigos y lectores enviándome fotografías suyas con el libro, desayunando con el libro, anotando y subrayando porciones, y no tienes idea pequeño camarón con cola, de cómo me hace sentir eso! Me sobrecoge de una forma, pensando en que nuestra historia, nuestro aprendizaje puede ser útil para alguien más. Pero sobre todo, que la forma en la que tú cambiaste mi vida, puede ayudar a guiar el cambio de la vida de otros. Debe ser difícil imaginar esto, pequeña, pero esto lo has hecho tú. Tú cambiaste mi vida, y ahora estamos ayudando a otros en sus propios caminos. ¿Increíble, no?  Por eso, pequeña, no dejes de soñar nunca. No sabes a dónde te llevará la vida!

Charlie Brown

Rodéate de amigos, princesa. Rodéate de amigos con intereses en común pero con diferencias que los hagan interesantes para ti, y deja que el cariño sea el común denominador que los una. Rodéate de amigos que puedan pasar un domingo tirados comiendo, riendo, divirtiéndose. Disfruta de la vida todo lo que puedas, siempre que puedas, porque ese es el mayor regalo que tenemos. Life is happening as we speak. Los planes son buenos, son fenomenales y nos permiten tener estructura en la vida, pero no podemos vivir planeando. Tenemos que tomar acción. Ese ha sido el aprendizaje de mi 2014 hasta ahora.

 

Serendipity El Chepis amigos La Ladrillera

(Amigos! Los queremos!!!)

Y sobre todo, juega! Juega siempre!

Valentina en la ladrillera Valentina en la LadrilleraY a riesgo de contradecir todo lo que he venido haciendo para bajar los 20 kilos que aseguren que no te abandone antes de tiempo, come helado y torta de chocolate cuando puedas. Porque querida enana loca, la vida es mejor con torta de chocolate y helado de vainilla.

Helado de vainilla y torta de chocolate la ladrilleraValentina come helado

Aunque debo confesarte pequeña, en pro de que este blog sea un archivo histórico de tu crecimiento y desarrollo como pequeño ser humano, que aunque amas el “helayo” y la “toyta de tote”, uno de tus favoritos de favoritos es el limón. Aquí dejo la evidencia de tu favoritismo por el ácido fruto. Nótese que no frunces el ceño, ni siquiera un poco. Y si te fijas en el limón, ya está bieeeen chupado!

 

 

Valentina se limpia huggiesMi pequeña princesa, te confieso que estoy emocionado. Este 2014 ha probado ser un año increíble para nosotros hasta ahora, y le quedan 4 meses. ¿Qué crees que debamos hacer ahora? Todavía tengo un par de proyectos, y siento que este es el año para sacarlos adelante! Ojalá tengamos suerte!

En 2 semanas aproximadamente cumplirás 2 años de edad, y ya tengo una idea del regalo que quiero hacerte. Te contaré más luego. Empiezan los preparativos!!!

Por ahora, te agradezco cada día por lo mucho que me quieres. Lo mucho que me extrañas cuando salgo de casa, la alegría que inunda tu rostro cuando me ves llegar, y el cariño con el que me cuidas cuando estoy enfermo. Porque eres mi pequeña enfermera! (Aunque me pongas tu cubo de bloques en la cabeza).

 

Valentina EnfermeraTe adoro chiquitolina loca. Con tus cuidados, no hay forma que no mejore.

Papá.

P.D: Tienes una armónica nueva con la que estás aprendiendo a tocar! Y papá tiene una guitarra nueva para hacer música juntos. No sabes lo emocionado que estoy!!! Te prometo hacer videos juntos pronto!

Mis guitarras

 

Tú y yo, y un libro.

Te prometí que te contaría por qué estuve algo alejado del blog, pequeño saltamontes. Y ese momento ha llegado.

Desde hace un tiempo, algunas lectoras me venían diciendo que sería lindo convertir el blog en un libro. Que hacer una antología de cartas, sería un regalo maravilloso para ti. Y la verdad es que no podría estar más de acuerdo, con una observación:

No te dejaré de escribir. No tengo idea de en qué momento leerás estas cartas, si será cuando seas una pequeña niña que aprendió a leer, si descubrirás el blog porque aprendiste a googlear… por que alguien te preguntará “Eres Valentina? La del blog?” o si llegarás a la adolescencia para encontrarte con mis palabras. Sea como sea, pequeño amor mío, seguiré escribiéndote. Porque es una manera de conocerme a través tuyo, y de que me conozcas mejor cuando llegue el momento.

No dejaré de hacerlo, y por esta razón, ¿cómo podría publicar un libro, si siento que recién estoy comenzando con esta obra?

Sin embargo, hace unos 10 meses me pude juntar con una gran casa editorial a discutir sobre un proyecto que me enamoró enseguida. La idea era escribir una guía de paternidad para aquellas personas, principalmente papás y futuros papás, que cuente desde la perspectiva de un padre, anécdotas incluidas, cómo es el proceso de recibir un bebé y cuidarlo hasta que cumpla 1 año. Desde el momento en que te enteras que serás papá, hasta que apaguen las velas de esa primera torta, momento que en muchos casos llega también con los primeros pasitos de un bebé.

Y este proyecto me pareció genial, porque todos los libros que pude leer en su momento acerca de la paternidad me hablaban ya sea desde un punto de vista muy maternal, o un punto de vista más clínico y formal. Y me hizo falta tener ese amigo que se siente contigo y de forma relajada me cuente cómo van a ser las cosas de verdad. Ese amigo que acaba de pasar por eso y con sus propias anécdotas y experiencias te pinte un poco la cancha.

Así que hice eso, mi pequeña enana loca. Escribí un libro en forma de una guía de paternidad que cuenta desde el primer momento en que supe que sería papá, hasta que aprendiste a caminar semanas tras cumplir tu primer año. Está lleno de nuestras anécdotas, y todas las fotos, son nuestras fotos. Porque es una guía construida a través de nuestra historia. Está escrita con todo el amor del mundo, precisamente por eso, porque es nuestra historia.

Coincidentemente con el blog, algunas de las cartas que te escribí, las redacté precisamente porque llegamos a un hito especial en tu vida (o en la mía), así que hice de estas cartas parte del libro, porque me parece tan importante que los futuros papás tengan una idea clara de lo que les espera no sólo a nivel físico, pero también emocional. Quiero que sepan que caerán rendidos, perdidamente enamorados de sus hijos, como lo estoy yo de ti.

Así que esa es la razón, pequeño champiñón. Durante los últimos meses estuve trabajando en terminar este libro, y te confieso, ha sido una tarea bastante complicada que demandó varios fines de semana de dedicación casi exclusiva a él, noches luego del trabajo en la agencia, y hasta una semana entera de vacaciones sacrificada para poder avanzar y sacarlo adelante. Pero ya está. Es realidad. Y nunca imaginé que lo haría.

Siempre quise escribir un libro. Hace muchos años empecé una novela, que todavía se encuentra en las primeras 40 páginas. Años después empecé un pequeño libro de cocina-novelado, basándome en un formato similar al de “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel, pero la vida se llevó a un gran amigo que me ayudaba perfeccionando las recetas que iba a utilizar, y ese proyecto quedó ahí, y me cuesta pensar en retomarlo. Tengo varios guiones para una miniserie escritos y sin terminar, y un cortometraje en la cabeza.

Pero tú pudiste hacer que escriba un libro.

Gracias pequeña. Me regalas la vida que quiero tener cada día. Hoy el libro es realidad, y está ahí para ser compartido con el mundo, con todos los papás que busquen una guía de parte de otro papá. Con todas las mamás que quieran regalarle a un papá un libro que no les hable como un doctor o como una abuela.

Es un libro donde no hablamos de hombre a hombre. Hablamos de papá, a futuro papá. Y ese es un lenguaje que tiene que ser hablado cada vez con mayor frecuencia, fluidez y franqueza.

Aquí te dejo algunas fotos del libro, pequeña. Desde ya, sabes que está dedicado a ti. He impreso y mandado a empastar el manuscrito original con tu nombre, porque me parece que deberías guardarlo tú. Para todos los demás, increíblemente y gracias a la editorial Planeta, el libro estará a su disposición a nivel nacional en librerías, Wong & Metro y en la Feria Internacional del Libro.

José Simón yo también cambio pañales

Yo también cambio pañales libro

Libro Papapalabras

Yo también cambio pañales el libro

Te amo pequeña. Gracias por ayudarme a ser siempre el papá que quiero ser para ti.

Papá.

P.D: Si alguna mamá o papá quiere acompañarnos en el lanzamiento del libro, lo haremos el día sábado 2 de agosto a las 4pm en la sala Blanca Varela de la feria del libro. Sería un HONOR que me acompañen ese día. La sala es grande, y me encantará conocerlos en persona, además tendré una invitada especial!

Sala Blanca Varela FIL Lima Calendario FIL Editorial Planeta Papapalabras Yo también cambio pañales